25 de junio de 2017

Eugenia

¿Qué eres tú, Eugenia, si te quitas el traje de madre, hija, abuela, profesora  perfecta? ¿Cuántos papeles más sabes desempeñar sin que se te altere el ánimo más de lo socialmente consentido? A veces sientes, como sentimos muchas, que somos la vida de los otros y que queda poco cuando nos quitamos esas obligaciones que nos cubren sin saber ni siquiera cómo hemos llegado a asumirlas. Pero yo sé de ti lo que veo y sobre todo lo que siento.
Sé que eres fuerte y que soportas mucho más de lo que muchas personas juntas podrían. Veo que eres hermosa porque la risa abierta que tienes es capaz de iluminar túneles . Sé que eres poderosa porque tu voz grave transmite más poderío que quien tiene cargos y medallas. Sé que eres sensible. No hace falta que digas. Sólo tienes que mirar. Sé también que eres sabia. Solo quien sabe hacer fácil lo más difícil es realmente sabio. Sé que eres humilde porque has querido aprender cuando mucha gente se vence.
Y siento que hemos estado mucho más cerca de lo que dicen las palabras. Que me ha merecido la pena un camino tan largo para llegar aquí y conocer y querer a gente como tú. Que nos hemos dicho mucho incluso cuando hemos dejado de decir. Y siento que me gusta mucho abrazarte y me va a costar dejar de hacerlo. Y siento también unos deseos enormes de haber sido, en un mundo imposible, tu alumna. Y en una nueva vida, quién sabe, compañeras médicas, tu segunda pasión, mi vocación tardía.
Hace poco me dijiste que te costaba irte. Más le va a costar a la gente del Juande. Hace falta gente de altura moral y de corazón tan grande como tú. Y llevamos un tiempo despidiendo a mujeres admirables que dejan demasiado hueco .

Así que… ¿quién eres? Lo tengo claro. Una mujer real. Una persona grande. Quién supiera o pudiera ser como tú.

20 comentarios:

  1. Leonor tiene razón y lo expresa tan bien que me dan ganas de pellizcarla. Es muy difícil escribir algo después de un texto de la leona del Juande, o del magister Germán, o de monsieur Hyppolite entre otros y otras. Aprovecho para decir que profesoras y profesores así deberían de tener prohibido jubilarse tan pronto, lo mismo que tú, Eugenia! Y no por no merecerlo, sino por el vacío que dejáis cuando os marcháis. María Eugenia Brito, sinónimo de elegancia, de carisma, de sosiego en situaciones difíciles , de firmeza ante lo que considera justo, de trabajo bien hecho, de arte en los momentos requeridos, de oratoria demostrada... qué quieres que te diga? Pues que no me gusta que te vayas por mucho que te lo merezcas! Un très gros bisou ma belle Eugénie!

    ResponderEliminar
  2. Querida María Eugenia. Ya llegó. Has dado un paso muy importante en tu vida y sé que te ha costado, pero también sé que te vas a alegrar mucho. Para mí ha sido un honor compartir 12 años de docencia contigo. Te conocí como profe de mi hijo y luego fuiste mi compañera y sobre todo mi amiga. Te mereces dedicarte las 24 horas del día a ti, a tu familia y sobre todo disfrutar de ese bomboncito que tienes de nieta. Un abrazo muy fuerte. Rosa

    ResponderEliminar
  3. Una gran profesora... Ha sido un placer haber sido alumna tuya este curso! Te deseo lo mejor. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. Quedará en la memoria del instituto como una de las mejores. A parte de buena profesora, es una gran persona, que además tiene un estilazo que muchas envidiamos por aquí, jijiji ��

    Por más como tú! Espero que te vaya muy muy bien esta nueva etapa a la que te diriges.

    Mucho cariño de Catha ��❤

    ResponderEliminar
  5. De parte de una estudiante de Medicina que se sintió más que inspirada y aún más atraída por la ciencia gracias a su profesora de 2do de Bachillerato de Biología, mil gracias Maria Eugenia!!! Dejas un hueco enorme en el Juande y un listón muy alto como profesora. Que te vaya todo genial y gracias por ayudarme a confirmar que esta carrera tan maravillosa que estudio es mi vocación ♥️
    Un beso enorme, Carmen Cobos (alumna de 2do de 2015)

    ResponderEliminar
  6. Ay, Mª Eugenia, hace nada me fui yo y ahora tú. Este Departamento de Biología, en el que fui tan bien acogido, se va a quedar sin ti, no solamente sin la figura que la ha representado desde siempre, al menos para mí, sino que va a dejar al Juande sin una de sus figuras emblemáticas (y ya van unas pocas) de honestidad, responsabilidad en el trabajo bien hecho y compañerismo.
    Por eso, aquí va mi agradecimiento por todos estos años juntos y por todo lo que me has ayudado, tanto a mí como a todos los que hemos sido compañeros tuyos.
    Felicidades y un abrazo muy fuerte.
    Juan Antonio Sánchez

    ResponderEliminar
  7. José María Vázquez26 de junio de 2017, 16:05

    Aunque solo llevo 4 años en el Juande, hay compañeras como tú que dejan huella.
    Desde el primer día que llegué pude comprobar tu amabilidad, tu saber estar, el magnífico trabajo que realizabas, el cariño que te tenían todos tus alumnos, tu clase.
    Siempre has tenido una palabra amable y aunque quizás no te hayas dado cuenta, siempre me he sentido apoyado por ti, en momentos difíciles y de desánimo.
    Me da mucha pena que nos dejes, pero también te mereces descansar después de tantos años dedicada a los demás. Ahora toca disfrutar de la familia y de esa preciosa nieta.
    Muchas gracias por todo, y aunque te echaremos mucho de menos, seguro que nos visitarás y seguiremos viéndonos.
    Un beso muy fuerte.
    José María

    ResponderEliminar
  8. Otro sería el Juande sin profesoras y compañeras como tú.

    Nadie es imprescindible, pero sí lo es el buen criterio, la sonrrisa franca, la pasión por enseñar, el trabajo bien hecho ...

    Gracias Mª Eugenia por todo lo que has aportado al Juande, inspirando a generaciones de "Biosanitari@s" que han tenido la fortuna de ser tus alumn@s. Gracias, en particular, de tres de ellas.

    José Antonio Herrera.

    ResponderEliminar
  9. Gran profesora, mejor persona, mujer elegante, agradable compartir una conversación contigo, porque como dice mi hija; " Mamá que inteligente es Eugenia, sabe de todo".
    Te echaremos de menos!!!

    ResponderEliminar
  10. Hay algunas personas privilegiadas (Leonor, Hipólito, Germán...) que siempre tienen la palabra exacta, el adjetivo preciso y el verbo adecuado, para expresar lo que realmente sienten y piensan. A los demás nos cuesta mucho más decirlo. Sobre todo cuando otros nos han precedido en la palabra y ya han destacado tantas buenas cosas sobre ti, María Eugenia.
    Afortunadamente, eres tan completa y extraordinaria que siempre quedará algo por decir, algo por mostrar o desvelar.
    Yo querría destacar entre tus muchas virtudes la de la elegancia. He leído por ahí que "la elegancia es el atributo de ser excepcionalmente bello y sencillo. Se utiliza con frecuencia como un estándar de buen gusto". Y eso es precisamente lo que para mí te define: el buen gusto. No me refiero solo, evidentemente, al buen gusto en el vestir, que también, sino a todo en general: a tu forma de hablar, serena y calmada, pero firme; a tu forma de enseñar, discreta y callada, pero segura; a tu manera de mostrarte ante los demás, decidida pero humilde. Eso es lo que significa la belleza. Y eso es lo que yo veo en ti.
    Sé que has pasado malos momentos y he visto cómo los has afrontado, siempre con inteligencia y buen saber.
    Me quedo huérfana sin ti, sin todos los que nos vais dejando, merecida, pero también tristemente.
    Recuerdo tu despedida cuando yo también me fui, aunque fuera temporalmente. Fue cálida y cariñosa. Espero que tú sientas la mía de la misma manera.
    Un abrazo enorme
    Concha Colmenero

    ResponderEliminar
  11. Dicen que una persona no es elegante por lo que se pone sino por lo que irradia. Saber estar, ternura, alegría, fortaleza, profesional enorme... ¡Aquel curso contigo, casi siempre entre risas,aprendí tanto! Pero creo que no te jubilas del todo, alguien como tu siempre tiene cosas que enseñar. Elegante Eugenia, pocas personas tienen más glamour ¡y lucen mejor los modelitos! Sabes que ocupas un lugar importante en mis aurículas.

    ResponderEliminar
  12. Llegué en septiembre de 2014, bendito septiembre que tanto bueno me dió y me sigue dando. Conocí un nuevo claustro y encontré amigos y amigas para siempre, y por supuesto allí estabas tú, Maria Eugenia. Guapa, bronceada, acogedora y cariñosa. Y así sigues y te recuerdo cada día:"¿cómo haría esto Maria Eugenia?" Esa pregunta me la he hecho tantas veces este año, que incluso te he llamado para que me guiaras y siempre, pero siempre has tenido la palabra correcta, el gesto adecuado y tu sonrisa amplia donde tan cómoda me haces sentir.
    Gracias por tu generosidad, tu cariño, tu aliento, tus villancicos en Navidad y tus bailes por sevillanas, por cuidar los detalles, por compartir alguna que otra lagrimilla que también se nos ha caído, y por las risas que no paren nunca.
    Esto no es una despedida! Vas a descansar de una vida laboral intensa y vas a vivir con la misma intensidad otra etapa muy merecida y qué te hace tanta ilusión.
    Por eso no te digo adiós maestra, te digo enhorabuena amiga! Disfruta de todo lo bueno y seguimos en contacto.
    Mil besos Inma Diaz

    ResponderEliminar
  13. ¿Sabéis qué es un “SiempreEstáAhí”? A ver si lo explico bien: un “SiemrpeEstáAhí” es la idea a la que acudes cuando quieres que tus reflexiones se equilibren, el objeto al que te aferras cuando te falta algo importante, la persona que nunca te falla. Pues eso ha sido María Eugenia para este instituto, el mejor ejemplo de un “siempreestáahí”. Cuando, vestidos de indio o de vampiro, el sentido de ridículo nos embargaba, al verla a nuestro lado de reojo comprendíamos que el ridículo era hermoso y merecía la pena; cuando un claustro se encrespaba y ella levantaba la mano esperábamos atentos su sentido común, porque en ella sentimiento y reflexión venían de la mano y sus palabras llegaban para poner orden en la algarabía de la tarde; cuando haciendo una guardia terrorífica, ella aparecía por un pasillo, sabías que ese pasillo estaría en orden, porque nunca la he visto mirar para otro lado. María Eugenia es de esas profesoras que cuando se van tú te preguntas “Y ahora… ¿qué va a ser de nosotros?”
    Pero está bien que se vaya, aunque solo sea para poder mirar durante más tiempo a esa nieta tan guapa que tiene, aunque solo sea para despertarse junto al mar y con su Manolo un lunes de otoño, aunque sea para hacerse valer y que sus compañeros comprendamos todo lo que nos perdemos con su despedida. Seguro que ahora habrá solicitado una cosa tan inhumana como eso que se llama “hoja de servicios”. Si de mí dependiera, borraría todas esas estupideces que suelen poner y escribiría tan solo una palabra “SiempreEstáAhí”.
    Triste por el incendio de Doñana y triste por tu despedida.

    ResponderEliminar
  14. EL TIEMPO PASA, LAS PERSONAS PERMANECEN. NO ES NECESARIO UN CONTACTO DIARIO Y UNOS HALAGOS PERPETUOS PARA QUE LOS SENTIMIENTOS MÁS AGRADABLES AFLOREN CUANDO SE RECUERDA A ALGUIEN ESPECIAL. A VECES SON DETALLES, QUE PASARON EN SU DÍA DESAPERCIBIDOS Y QUE, CON EL TIEMPO, HACEN SONREIR SIN MOTIVO APARENTE, SOLO ERES CONSCIENTE QUE ERES FELIZ RECORDÁNDOLOS. ESOS DETALLES SON LOS QUE MANTENDRÉ EN EL RECUERDO DE UNA EXCELENTE PROFESORA, COMPAÑERA Y AMIGA. ERES FANTÁSTICA. UN BESO
    JUAN A. ARENAS

    ResponderEliminar
  15. He tenido el placer de haber sido alumno tuyo en los dos años más duros de la etapa del instituto, pero ha sido este el que ha podido acercarme más a ti. Magnífica en todo lo que haces. Seria pero a la vez la más tierna del mundo, serena, fuerte, estricta... Pero todo con un fin: prepararnos tan bien como lo estás tú (ante todo como personas). Salimos juntos de esta etapa, tú hacia una vida de relax y yo hacia una carrera que me espera ansiosa. Gracias por haber hecho que este año amara la biología tanto o más que en ningún otro curso. Disfruta de este merecido descanso que te toca ahora. Ya has hecho tu parte, ahora nos toca a tus alumnos hacer la nuestra.

    Un besazo enorme, Óscar García.

    ResponderEliminar
  16. Querida Maria Eugenia. No creas que te vas a ir "de rositas"......tendrás que venir en septiembre con los deberes hechos. Por una parte tienes que presentarte a recuperar la asignatura..."Aprender a aprender la evaluación en Competencias básicas ...o eran claves? Por otra parte ya puedes ir apuntándote a una buena academia de inglés...y entre bañito playero y paseíto de nieta....a practicarrr que no hay otra.Tendrás que estar a la altura cuando nos visites .........rezumará el bilingüismo por todos lados y tendrás que estar a la altura.....Bueno, tú siempre has estado a la altura y por eso el Juande te quiere y tus compis de departamento mas todavía. Besotes de todas. María José Samalea

    ResponderEliminar
  17. Eres una fuente de inagotable conocimiento que ha intentado calmar nuestra prácticamente insaciable sed. Unos días, animados, cuando aún había espacio en nuestras cabecitas, parecías aportarnos información a cuentagotas, para nuestra desesperación. Otros, saturados por incontables exámenes, parecías querer que entrara contragradiente, consiguiendo vencer tú sola toda esa presión osmótica. Imperturbable. Allá por donde pasas inspiras respeto, quizás incluso algo de miedo… aunque lo que has conseguido (y creo que muchos estarán conmigo) es mi más profunda admiración y cariño. Porque si hay algo que he llegado a apreciar a lo largo de mis años de estudiante (que aún quedan), más allá incluso de una buena explicación (que superas con creces), es el entusiasmo de contados profesores al recitar la que para vosotros debe ser la eterna cantinela de cada año. Y eso se contagia. Nunca olvidaré como siempre había al menos una o dos ocasiones en cada lección en las que no podías evitar que tus ojos brillaran, que se notara la emoción en tu voz y que permitieras que una sonrisa adornara tus labios bajo esa máscara de aparente severidad. Porque has sido estricta, aunque a la vez inmensamente bondadosa, siempre dispuesta a ayudar, lo que creo sinceramente que me ha hecho mejor alumna. No solo me has enseñado biología, sino también me has enseñado a aprender, a estudiar y a demostrar lo que sé. Estoy agradecida y orgullosa de haber sido tu alumna, de los últimos… mi única pena es que los próximos no tendrán tal honor. Pero ahora te toca un merecido descanso... ¡qué lo disfrutes con tu familia y en una playa del Caribe (o donde quieras)!

    Un fuerte abrazo, Judit

    ResponderEliminar
  18. Problemas "técnicos"hicieron que no pudiera asistir a tu jubilación, pero he buscado la forma de decirte que has sido compañera, confidente y amiga. Sigamos así. No quiero echarte de menos.

    ResponderEliminar
  19. Querida amiga:
    Han sido 27 años compartiendo multitud de cosas: anécdotas, ferias, vivencias, barbacoas, humos, piscina, momentos buenos y uno malo... y enseñanza.
    Llegamos juntos a un centro pequeño con 30 profesores y un ambiente que había que mejorar. Todos nos comprometimos a crear un instituto agradable, tanto en estudio como en las relaciones personales. Y creo que lo conseguimos.
    Después llegaron las ampliaciones, y el número de alumnos y profesores se duplicó. Tú te implicaste desde Vicedirección y seguimos con ese ambiente tolerante, excelente, de esfuerzo y respeto... Son los valores que los del Juande representan. Y tú has sido siempre partícipe de todos ellos en primera persona, no solo como profesora sino como madre de alumno.
    Por todo ello y muchas más cosas (no voy a revelar aquí todos nuestros secretos...) ha sido un enorme placer compartir contigo todos estos años.
    Te deseo que junto a tu nieta, Manolo y tus niños, sigas siendo feliz.
    Sabes que aquí tienes siempre un amigo,
    Paco Pasión

    ResponderEliminar
  20. No es facil encontrar una palabra para decirte todo lo que has aportado a mi vida, como persona y como profesional, transmites pasión, trabajo, planificación, entrega...eres muy culpable de que hoy sea Licenciado en Ciencias Ambientales, de que confiara en mi para hacerlo y para hacer cualquier cosa que me proponga, siempre sabias sacar lo mejor de tus alumnos, dabas confianza, enseñabas a respetar, ilusionabas. Disfruta esta nueva etapa, mereces disfrutarla mas que nadie, estoy seguro de que seras muy feliz. Como alumno muchas gracias y como persona muchas muchas gracias por todo, de corazon. Carlos A.C.

    ResponderEliminar