17 de marzo de 2015

Los peligros de ser hombre y feminista

Ya son varias las entradas que hemos dedicado en este blog a aclarar el concepto de feminismo y a intentar, con más o menos éxito, despojar el término de toda la carga negativa que la palabra encierra por los intereses de una sociedad que sigue siendo un poquito muy machista. El feminismo pretende la igualdad de derechos de hombres y mujeres. ¿Se trata de una idea radical, peligrosa, desestabilizadora, anticonstitucional...? (Esto es sarcasmo, Seldom...) Lo cierto es que todavía hay quien se irrita sobremanera ante la simple mención del vocablo. Hay, incluso, quien protesta porque "la de Lengua" solo lleva textos feministas a clase. (Esto no es sarcasmo, Seldom).
Pero dejémonos de rodeos y vayamos al grano. Si un hombre se declara abiertamente feminista o se posiciona a favor de la igualdad entre ambos sexos se enfrenta a varios posibles peligros:
1.- Su orientación sexual se pone en duda ("ese lo que es es un ...")
2.- Su autoridad en la institución familiar se pone en duda ("valiente calzonazos...")
3.- Su fidelidad al grupo se pone en duda ("pelota de las mujeres", que dice mi padre, que tiene ya una edad, por cierto)
4.- Amenazas e insultos de diversa índole: que le pregunten a Miguel Lorente
Cuentan las leyendas del lugar que en el Juande había antaño un profesor que se preocupaba si se ponía a llover porque tenía ropa tendida... Yo no sé cómo aceptaría su círculo esta reacción pero a mí me resulta esperanzadora..
Por otra parte, y sin ánimo de extenderme, también merece al menos una mención lo que soportamos las mujeres que estamos emparejadas con hombres feministas ( o, al menos, no machistas): "Hija, qué suerte... un marido que TE hace la comida, TE pone la lavadora...". Qué coraje más grande me da ese TE...
Y ya está bien de bromas. Por si alguien no se ha enterado, lo voy a decir muy claro: tanto hombres como mujeres podemos ( y debemos) ser feministas por la sencilla razón de que el feminismo solo pretende igualdad de oportunidades y derechos. Aunque acabe el -ismo, no es integrismo ni terrorismo ni surrealismo... (Esto es sarcasmo, Seldom)
Se ve que hoy es mi día irónico. No me sale otro registro. Serán mis hormonas o cualquier otra cosa de mujeres...

23 comentarios:

  1. Es cierto que el nombre a la ideología que siguen puede ser algo confuso cuando no tienes ni idea, pero es precisamente gracias a ello que las personas que realmente se sienten identificadas con sus principios, que se preocupan por la evolución de la sociedad o que simplemente quieran entender para poder hablar las diferencie de los demás. No es lo mismo hablar de “hembrismo” que de “feminismo”, son vertientes que defienden situaciones reales totalmente diferentes. En pocas palabras el “hembrismo” defiende la superioridad de la mujer frente al hombre, (es decir, sería lo contrario al “machismo”) y el “feminismo” defiende la igualdad de los dos sexos.
    A mí también me resulta extraño llamar a un movimiento que busca la igualdad “feminismo” ya que la palabra proviene del latín “fémina”, que significa “mujer”.
    Dejando esto claro, ¿por qué un hombre tiene que ser gay por el simple hecho de ser feminista?, ¿acaso eso demuestra que se siente mujer? O, por otro lado, no es más lógico pensar que es feminista porque realmente está interesado en la materia con el fin de evolucionar y dejar atrás esa sociedad retrógrada basada en una ideología machista. ¿Podemos etiquetar a un hombre de homosexual por sus creencias? Bajo mi punto de vista, defender la igualdad es el futuro de una sociedad mejorada. Porque compartas las tareas del hogar en casa o escuches a tu novia/mujer, (cuidado, escuchar no es lo mismo que oír) no quiere decir que tengan que encasillarte fuera del término “macho”. ¿Acaso no estamos en una sociedad competente, lo suficientemente evolucionada como para saber que, si se trabaja en equipo, con igualdad de condiciones, se produce algo mágico llamado “sinergia”? La sinergia no entiende de matemáticas, 1+1 son 3, esto quiere decir que si tú y yo trabajamos juntos, nuestro resultado será mayor que sumándolo por separado.
    Tenemos que cuestionar a un hombre por que tenga otros ideales, ¿o tal vez deberíamos preguntarle sus razones antes de juzgar? Yo creo que lo que yo hago puede llegar a hacerlo mi hermana si se lo propone, aunque es cierto que su constitución es más débil que la mía eso no quiere decir que yo no pueda ayudarla a conseguirlo para humillarla por su sexo. Al igual que yo no sé hacer cosas que ella si sabe, pero estoy seguro de que si le pido que me lo enseñe no tendrá ningún problema en ayudarme.
    Ahora, si el machista quiere seguir siéndolo, allá él, mientras no me cause ningún problema, algún día subirá de nivel.

    ResponderEliminar
  2. No creo que eso del feminismo ni del machismo, mientras esas palabras existan y se utilizan de forma frecuente es una forma de ver que no avanzamos hacia la igualdad. Simplemente peleamos por las mujeres por sus derechos (feminismo) o peleamos por la dominancia del hombre (machismo).
    Parece que nos dividimos en dos bandos o eres de uno o eres de otro, mientras nos deberíamos comportar todos como iguales y en vez de luchar por unos derechos para cada uno, se debería luchar por unos derechos en común y conseguiríamos dejar de luchar unos contra otros ya que esto aumentan las diferencias entre nosotros en vez de conseguir que sean cada vez más pequeñas hasta que lleguen a ser nulas. Pero estas palabras (machismo y feminismo) cada vez las amplían más.
    Los hombres ven como las mujeres van comiendo terreno y a tener algunas ventajas y estos no quieren ceder más ya que al final terminaran siendo inferiores y por otro lado las mujeres ven que poco a poco consiguen la igualdad y siguen presionando pero es que somos seres humanos todos y cuando tenemos “el poder” no queremos perderlo (está en nuestra naturaleza) por eso, hay algunos hombres que no quieren perderlo del todo, y otros piensan que si las mujeres obtuvieran “el poder” no serían capaces de dejarlo a un lado y conseguir mejorar la igualdad entre mujeres y hombres.
    Todo esto genera incertidumbre en la sociedad ya sea en los hombres por la pérdida de poder y en las mujeres que ven que los hombres cada vez tienen menos ganas de perder poder. Y todo esto en mi opinión es causa de algunas personas que intentan cambiar hasta las palabras (por ser para hombres por ejemplo, la palabra “padres”) y eso da miedo, no miedo de ver una película de terror, sino de pensar que pasaría si ese tipo de personas estuvieran por encima de mía, tratarían de que los dos fuésemos iguales o intentaría ser todavía más superior, la verdad prefiero no pensarlo y la palabra feminismo indica una lucha que podría mejorar las cosas o no.
    Tanto el feminismo y el machismo deberían dejar de existir porque las dos son tan malas, una como la otra, porque las dos indican dominancia sobre el otro sexo y por lo que se quiere pelear no es por la dominancia sino por la igualdad.


    A lo mejor hay unas partes que me contradigo y no me he dado cuenta, o algún argumento que se entienda de mala manera si es así por favor comuníquemelo lo antes posible para cambiarlo.
    EMILIO RAMIREZ ARMARIO 1º Bachillerato B

    ResponderEliminar
  3. Le invito a leer una entrada de este blog titulada "No me llames feminista" así como el artículo enlazado en dicha entrada, para que aclare algunas de las confusiones que refleja en su comentario.
    Gracias por su participación.

    ResponderEliminar
  4. Entiendo que las personas que no estén nada de informadas en el tema del feminismo duden sobre qué significa exactamente esta palabra, hasta puedo llegar a entender que lo tomen como algo negativo así como lo contrario a machismo. Pero creo que ya va siendo hora de que nos informemos y que sepamos distinguir entre ''feminismo'' y ''hembrismo''.
    Hay gente que piensa que este tema no es algo tan importante, que hay temas mas graves por los que preocuparse como la política, la crisis o qué hace o dice Belén Esteban, pero no se dan cuenta que este tema nos daña a todos y, aunque pensemos que el machismo esta acabando, todavía nos queda mucho por trabajar para terminar completamente con esto.
    Tanto hombres como mujeres debemos hacer todo lo posible para acabar con esas cosas que consideramos normales porque escuchamos día a día pero que son acciones machistas. Sinceramente no entiendo por que una mujer al salir a la calle arreglada y sola tiene que soportar que pase un desesperado gritándole con frases típicas como ''que buena estas'', no se si es que intentan echar un piropo bonito y no les sale, pero solo consiguen dar asco. También hay frases tales como ''que mal aparcado esta ese coche, seguro que lo ha aparcado una mujer'' ¿qué pasa que los hombres son mas listos para coger un volante? ¿las mujeres solo somos útiles para fregar platos y planchar camisas? Sueño con el día que estos pensamientos y frases dejen de existir.
    Respecto a los hombres que piensan que somos las mujeres las que debemos luchar por nuestros derechos, creo que deberían pensar en sus hijas, madres, hermanas... esas personas tan importantes en las que piensas y harías cualquier cosa para ayudarlas. Pues pienso que apoyar el feminismo es una buena forma de ayudar a todas esas mujeres importantes y, ademas, a todas las mujeres en general.
    Si cada vez mas gente apoyara esto, el mundo cambiaría muchísimo.

    Ana Rodríguez León. 2º Bach. D

    ResponderEliminar
  5. Cuando la gente habla sobre la palabra feminismo siguen existiendo inconvenientes sobre por qué llamarlo así cuando hay hombres que nos apoyan. Se llama feminismo porque sigue siendo una lucha frente a la sociedad, porque seguimos luchado a día de hoy por nuestros derechos y creo, que esto desgraciadamente seguirá existiendo. No con la misma intensidad, cada vez será más fácil poder vivir como nos merecemos pero esas costumbres del "te" que se expresan en este blog siguen siendo y pienso que seguirá siendo así porque el problema es que las propias mujeres que nos creemos feministas vemos bien eso que un hombre te haga algo que tu haces por costumbre.
    Yo misma hace unos días en clase dije "ya verás tu mujer cuando lo vea" a mi profesor por haberse manchado el pantalón. Él me respondió riéndose diciéndo que él se lava su propia ropa y que su mujer no le riñe por esas cosas. Dijo que las cosas del hogar también son sus cosas.
    La verdad hasta ese momento no había podido pensar en el valor de las frases porque algunas que utilizamos son machistas.
    La verdad que no vi mal la contestación de mi profesor, escuchar hablar a un hombre y estar seguro de lo que dice, de defenderlo, de defendernos, de habernos dar nuestro lugar y mostrarme con ejemplos lo que se debería hacer me hace pensar que este mundo necesita más hombres así.
    Lorena Garrido López
    2°Bachillerato D

    ResponderEliminar
  6. No creo en feminismos ni machismos sino en circunstancias biologicas determinantes de nuestro comportamiento social, esta claro que un hombre esta perfectamente capacitado para unas funciones y descapacitado para otras, al igual sucede con la mujer, la historia y la evolucion nos ha puesto a cada cual un rol en la vida y la sociedad que aun pudiendo ser mas o menos injusto si es el mejor adaptado a nuestras capacidades, por supuesto que hay excepciones (algunas) pero esto no convalida la necesidad ni la obligacion de invertir papeles. Y ahora que tengo todas las iras a flor de piel quiero aclarar que no me estoy refiriendo a poner labadoras ni barrer salones, un hombre nunca podra ser madre ni dar de mamar, su naturaleza se lo impide por mucho ainco que ponga, una mujer dificilmente sera minera ya que aunque no sea imposible si requiere de unas caracteristicas fisicas que normalmente no poseen. Esta cientificamente demostrado que no pensamos igual, no funcionamos igual y no nos comportamos igual, esto es suficiente motivo para descartar la posibilidad de llegar a sugerir una igualdad entre ambos. No hay machismos ni feminismos, hay necesidades a cubrir y capacidades de cada cual, y a pesar de que cada vez los trabajos requieren menos esfuerzos y la maternidad se hace mas accesible a los hombres (como colaboradores), no hay que invertir papeles ya que supondria un gasto en energia y tiempo totalemente inutil que se podria ahorrar realizando cada cual su funcion (modo ironia ON: situacion ideal, el hombre en el bar tomando cañas y la mujer en la cocina con el puchero puesto y el bebe en brazos). La ciencia y la experiencia ha demostrado que la mujer es mucho mas observadora, disciplinada y meticulosa que el hombre, esto la hace especialmente util para trabajos que requieren paciencia y disciplina (cadenas de montaje, control de calidad, trabajos de documentacion, etc.), en cambio el hombre es mas impulsivo, instintivo y arriesgado, por lo que es mas apto para trabajos que no requieran seguir patrones establecidos (investigacion, exploracion, reparaciones varias, ciencias medicas, etc.). Como vereis he omitido condiciones puramente fisicas en estas diferencias, sino condiciones intelectuales que son, si cabe, aun mas distintivas entre ambos. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo largo de toda la historia ha habido mujeres científicas importantísimas que han colaborado al desarrollo de campos como la física, astronomía, matemáticas, biología... Rara vez he escuchado a alguien hablar de ellas, quitando excepciones de dos o tres muy conocidas, pero hubo muchísimas mas de las que sabemos. La mayoría de ellas fueron desconocidas porque no se les permitía publicar como mujeres. Sus maridos u otros hombres firmaban los descubrimientos por ellas. Qué considerados. Hipatia de Alejandría, una gran astrónoma y matemática, fue asesinada brutalmente y acusada de herejía. Seguramente tampoco conozca mucha gente a Amalie Emmy Noether, que podría considerarse como la mujer más importante en la historia de las matemáticas. Por otra parte, Lise Meitner fue una física con un amplio desarrollo en el campo de la radioactividad y la física nuclear, aunque solo Otto Hahn obtuvo el reconocimiento (imaginen el porqué). Seguramente conozcamos al espléndido Lord Byron, pero, ¿y a su hija? Augusta Ada Byron, absolutamente adelantada a su tiempo, fue la primera científica de la computación de la historia. Susan Jocelyn Bell Burnell es la astrofísica británica que descubrió de la primera radioseñal de un púlsar. Sin embargo, el reconocimiento sobre este descubrimiento fue para Antony Hewish, su tutor, a quien se le otorgó el premio Nobel de Física en 1974. Rosalind Elsie Franklin fue biofísica y cristalógrafa, teniendo participación crucial en la comprensión de la estructura del ADN, ámbito en el que dejó grandes contribuciones. No obstante, de nuevo su trabajo no fue valorado y por el contrario, como ya sabemos, el premio Nobel en Medicina se lo llevaron Watson y Crick. Por último, no podemos olvidar a Marie Salomea Sklodowska Curie, mejor conocida por el apellido de su esposo simplemente como Marie Curie, fue pionera en el campo de la radioactividad.

      Esto es una ínfima muestra de todas las mujeres que han contribuido a la ciencia con su capacidad impulsiva, instintiva y arriesgada, por la que son aptas, al igual que los hombres, para trabajos que no requieren seguir patrones establecidos (investigación, exploración, reparaciones varias, ciencias medicas, etc.). No podemos olvidar a Marie Salomea Sklodowska Curie, mejor conocida por el apellido de su esposo simplemente como Marie Curie, que fue pionera en el campo de la radioactividad. Es un mero ejemplo, como antes he mencionado. Es triste como todavía personas siguen obviando algo tan sumamente claro: tanto mujeres como hombres somos IGUALES. Si queremos pensar en un progreso, claro que hay que luchar por la igualdad. Y la lucha debe ser de todos. Aún más pena da ver como mujeres se subestiman a ellas mismas. Creo firmemente que todos podemos hacer exactamente lo mismo, y más aún, si todos pensáramos igual y se dieran las mismas posibilidades a mujeres y a hombres, podríamos hacer cosas maravillosas.

      María Gómez Risquet. 2 Bto A

      Eliminar
  7. Todos los hombres deberían de conocer esta palabra, no como algo malo, si no como algo bueno. La mayoría de la gente piensa que el feminismo es igual de malo que el machismo y no es así, porque el feminismo es un conjunto de ideologías que tienen como objetivo la igualdad entre hombres y mujeres, y el machismo es que las mujeres tengamos que servir a los hombres. Da muchísima pena que en nuestra sociedad de hoy día sigan habiendo problemas de este tipo. Los hombres deberían de pararse a reflexionar sobre nosotras, y no sentarse todos los días en el sofá a ver fútbol mientras esperan la comida.
    Puedo decir que no todos los hombres son así, pero en general todos tienen una faceta machista. Por ejemplo mi padre, llega de trabajar por la tarde y descansa un rato, pero cuando se levanta ayuda a mi madre en todo (ya sea a limpiar o cocinar), porque es lo que tienen que hacer. Tienen que ser responsables y no decir: bah, esto que lo haga ella. Ojalá poco a poco se vayan dando cuenta de esto todos los hombres del mundo.
    Sofía Macías Aguilar 2º bto D

    ResponderEliminar
  8. Que cansada estoy de escuchar a la gente decir que el feminismo no es más que un “machismo de mujeres”. ¿Cómo vamos a luchar por la igualdad que defiende el feminismo si un elevado porcentaje de la sociedad lo rechaza simplemente por pura ignorancia? Ante este primer obstáculo se encuentra también el grupito de los que dicen que las mujeres y hombres de entrada no son iguales. Que hay rasgos físicos y psicológicos que nos diferencian. Evidentemente los hay. Os recuerdo, por si alguno lo ha olvidado, que el óvulo procede de la madre y el esperma del padre. Es imposible que seamos iguales (y menos mal, qué aburrido sería entonces). Es imposible que un hombre y una mujer sean iguales, como también lo es que lo sean dos hombres o dos mujeres entre sí. Entiendo que cualquier lucha requiere un esfuerzo y una perseverancia que no todo el mundo está dispuesto a hacer. Reivindicar un derecho y enfrentarse a quienes no lo respetan es costoso, cansado y muchas veces dañino. Pero el daño producido si no se hace, no solo a uno mismo sino a todos los que comparten esa idea, es mucho mayor. La única forma de hacernos valer y de crecer y desarrollarnos como personas es trabajando en aquello en lo que verdaderamente creemos. Y puedo deciros que la recompensa vale la pena.
    Creo que llegados a un punto, esta lucha, más que estar dividida en el “bando de las mujeres” y el “bando de los hombres”, se ha convertido en una batalla individual. Hoy en día nos encontramos en una sociedad que es puramente pragmática, donde se busca el beneficio inmediato y sin esfuerzos. Es un ambiente completamente voraz y agresivo, que hace a las personas cada vez más difícil hacer un “stop” en esa carrera personal para defender un derecho que lo mismo ni siquiera les afecta de forma directa. La lucha por la igualdad entre hombres y mujeres lleva tanto tiempo ahí y su avance parece tan lento que estoy segura de que son muchas las veces en las que uno prefiere mantenerse al margen y sin problemas antes que poder salir perjudicado por un conflicto que seguramente no verá acabado. Aunque no comparto esta visión de ninguna forma, puedo “entenderla” dentro del contexto en el que nos encontramos, y eso es lo verdaderamente frustrante. Que esta igualdad valga la pena debería ser algo que todo el mundo tuviese completamente asimilado y nadie tendría que decidir entre su propio confort y la defensa de unos derechos humanos. Y es que es ahí donde verdaderamente está el quid de la cuestión. No es de hombres y mujeres de lo que hablamos, es de personas. No se trata de que una mujer tenga los mismos derechos que un hombre, se trata de que dos personas tengan las mismas oportunidades, las mismas facilidades y también las mismas dificultades.
    Como siempre, la solución está en la educación. Pero debemos dejar de educar a un grupo como mujeres que tienen que defenderse y a otro como hombres que tienen que “defender” a las mujeres. Es a las personas a quienes tenemos que educar. Que independientemente del sexo, de la raza, de las creencias… somos individuos en igualdad de condiciones. Y cualquier diferencia que queramos crear es completamente inválida. El hecho de que todos seamos personas es algo que debería unirnos y hacer la convivencia de unos con otros mucho más sencilla. Pues todos tenemos la capacidad de ponernos en la situación de otra persona y de intentar entenderla y ayudarla después. Y aunque todo esto pueda parecer muy utópico, espero que algún día podamos decir que hemos conquistado esta igualdad universal que lleva consigo la equidad entre hombres y mujeres.

    ResponderEliminar
  9. Feminismo...concepto que le debería de quedar claro a mucha personas que critican esta idea solo por un mal entendimiento de la palabra, pues el feminismo es la evolución a una igualdad entre hombres y mujeres. Pero la solución no esta en decir “soy feminista” si no en inculcar unos valores a las nuevas generaciones de tal forma que vean como algo “imposible” el no serlo. El problema esta en la educación, si tu te has criado en una casa donde las que limpian son tu madre y tu hermana cuando tu formes una familia tenderas a ver como algo normal que las que hagan las labores del hogar sean las mujeres.
    Ya no solo se trata que hagan las labores del hogar, sino que si se tiene que elegir entre el hombre o la mujer para trabajar que se elige al hombre para que la mujer se quede cuidando la casa y los hijos y esperando a que el marido llegue de trabajar para cuidarlo a el también. Esto se ve reflejado día a día, o si no, ¿cuantos hombres “amos de casa” conocéis? ¿Y mujeres? De esta forma ningún hombre se atreverá a decir cuando le pregunten que a que se dedica, “soy amo de casa”, pues estoy segura de que se reirían de el. ¿Es que el hombre no puede hacer las labores de casa tan bien como la mujer?
    Por otra parte, una mujer en paro y sin estudios que necesita buscar trabajo lo mas fácil es ir por el camino de asistenta del hogar o cuidadora, ¿y un hombre? ¿preferiría no trabajar a ser asistente del hogar o es que nadie contrataría a un hombre para que le limpiara la casa? Todos estos detalles que se nos escapan son los que tendríamos que cambiar y ya no se trata de superioridad o inferioridad, si no de igualdad de derechos, ya que tienen el mismo derecho una mujer a ser albañil que un hombre a ser “niñero”.
    Ana Parra de la Torre 2A

    ResponderEliminar
  10. Cada día me es más difícil contemplar el mundo desde una perspectiva positiva. Enciendes la televisión para ver las noticias y todo son guerras, atentados, asesinatos, robos, corrupción… Sales a la calle y rara vez no te encuentras con un hombre o mujer sentado en medio de la calle con un cartón en el que hay escrito con faltas de ortografía “por favor ayuda tengo hijos y no tengo casa”. Esta situación es común para todos, pero, por si fuera poco, hay algunos que vivimos, a parte, otra más intensa aún. Una lucha que ha permanecido constante durante toda la historia y la cual parece imposible de ganar, pues cuando creemos estar a punto de vencerla, nos sorprende con casos aún peores en todas las partes del mundo. Con “algunos” me refiero a las mujeres, y con “lucha” a la lucha por la igualdad entre ambos sexos; el feminismo. En este planeta hemos superado numerosas crisis a lo largo del tiempo, pero parece que esta se gana el adjetivo de “insuperable”, no solo por lo dura y larga que se nos hace, si no porque además todo se nos pone en contra.
    La mayoría de las personas interpretan la palabra “feminismo” como la superioridad de la mujer sobre el hombre. De ahí que muchos piensen que si no hay que ser machista, tampoco hay que ser feminista. Este tipo de pensamiento es la fuente de muchos de nuestros problemas. El feminismo no pone a la mujer por encima; simplemente defiende sus derechos. Desafortunadamente, en este mundo a la mujer siempre se la ha considerado como algo “inferior”, que no tiene ni las mismas capacidades ni los mismos derechos que el hombre. Aunque en los últimos años esto ha mejorado a gran escala (al menos en España), hoy en día en numerosos aspectos de la vida cotidiana, y a menudo inconscientemente, el sexo femenino sigue estando considerado por debajo del masculino. No hay mejor ejemplo que el trabajo, acerca del cual ha salido un estudio que dice que en este país las mujeres cobran un salario medio inferior al de los hombres en todos los puestos de trabajo, trabajando las mismas horas. Es cierto que ya podemos votar, y nos permiten realizar numerosas tareas en las mismas condiciones que a los hombres como ir a la universidad o practicar deportes de forma profesional, pero es evidente que esto no es todo.

    ResponderEliminar
  11. Lo más sorprendente de esto es, desde mi punto de vista, que todas estas cosas que la mujer ha conseguido se han interpretado como un premio o logro, cuando en realidad son cosas merecemos igual que los hombres. No digo que no debamos alegrarnos de haberlas conseguido, ni mucho menos. De hecho, si se pueden considerar “logros”, supongo, pero lo que no se tienen que tomar es como un “premio”, si no como un derecho. Esto es, exactamente, lo que hace el feminismo. Busca igualar a la mujer en todos los aspectos sociales, políticos, económicos, etc. al hombre. ¿Que por qué se llama “feminismo” (lo cual se refiere claramente a la mujer, pues viene del latín fémina que significa “hembra”), si se trata de igualar a hombres y mujeres? Porque hoy en día los hombres ya poseen todos los derechos que le corresponden, mientras que por lo que hay que luchar es porque los de la mujer alcancen la misma línea. Por esta razón, ser feminista no es algo de lo que avergonzarse. Todo lo contrario. Sí, significa apoyar a la mujer, ¿pero es que es eso algo malo? Las mujeres hemos aguantado lo inaguantable, se nos ha tratado como a objetos y como a seres insignificantes que no valían para hacer lo que un hombre sí, y creo que nos merecemos un poquito de apoyo no solo entre nosotras sino también por parte masculina, aprovechando que esta sociedad no es tan machista como antes (lo que no quiere decir que no lo sea). Con lo cual, en vez de sentir vergüenza por pensar querer defender a la mujer en situaciones donde debe ser defendida o no manifestarnos cuando vemos en el día a día actos machistas que invaden nuestros derechos, lo que tenemos que hacer es unirnos todos, hombres y mujeres, contra una causa que lleva haciendo de éste un mundo cruel y desalmado desde tiempos inmemorables, para así acercarnos un poco más a hacer del planeta un lugar no solo mejor, sino libre de machismo. Seamos todos feministas.

    ResponderEliminar
  12. Miguel Ángel Campos Rodríguez7 de abril de 2015, 9:09

    Hay muchas mujeres conocidas como “fieras” que han sido (y deben seguir siendo), aplaudidas por trabajar para hacer del mundo un lugar mejor para las mujeres. Pero también es importante recordar que tenemos un número un poco impresionante de aliados masculinos.

    Desde el discurso feminista de Emma Watson en la ONU, ha habido mucha discusión en torno al término feminista, y la mayor parte de ella se reduce a un malentendido fundamental de lo que el “feminismo” significa realmente. En su esencia, el feminismo es “la creencia de que los hombres y las mujeres deben tener los mismos derechos y oportunidades.”

    Muchas de las personas que quieren ver a los hombres y a las mujeres teniendo los mismos derechos y oportunidades, son hombres. Y queria comentar tan sólo eso, porque juntos,¡no hay nada imposible!

    Miguel Ángel Campos Rodrífuez, 4ºC.

    ResponderEliminar
  13. Completamente de acuerdo con el comentario. Pienso que refleja la más pura realidad. Sin embargo, no estoy de acuerdo con el título. Me parece que no es ningún peligro ser feminista, sino todo lo contrario, opino que todos son ventajas y que cuando la gente dice eso, deberían tomarlo como un halago y sentirse orgullosas de tener un marido de provecho, que hace sus tareas en casa y que ayuda y cuida a su mujer. Soy una persona que esta a favor al 100% de que los derechos de los hombres deben ser los mismos derechos de las mujeres. Ni el hombre es más que la mujer, ni la mujer es más que el hombre. Pienso que los hombres estamos hechos para las mujeres y viceversa, por eso es importante ayudarse mutuamente y no solo por ser mujer, tiene que estar todo el día en la casa cuidando a sus hijos. El hombre puede perfectamente hacer lo mismo que la mujer, pues para eso tiene dos manos, dos piernas, dos ojos, al igual que ella. Por desgracia, tener un marido feminista debería ser lo normal, que un hombre ayude a su mujer en las tareas domésticas debería ser normal, pero en esta sociedad en la que abunda el machismo y en la que sigue presente la sucia imagen en la que la mujer tiene que estar la casa y los hombres en el trabajo, sigue pareciendo extraño que los dos sexos se repartan las tareas, cuando debería estar más que aceptado y asimilado esta igualdad de condiciones

    ResponderEliminar
  14. El feminismo se trata de un movimiento que exige para las mujeres los mismos derechos que para los hombres ,es decir ,una igualdad entre hombres y mujeres .
    A lo largo del tiempo el feminismo como movimiento social se ha convertido en una de las manifestaciones históricas más significativas de la lucha de mujeres en busca de conseguir sus
    derechos en las mismas condiciones que los hombres.
    Aunque nadie puede negar que en gran parte del mundo las mujeres gozan de mayores oportunidades con respecto a la educación ,el trabajo y la participación política .
    La mujer con derechos, se ha hecho presente precisamente al salir a trabajar fuera de casa y al llegar a exigir lo que a una le corresponde sin sentirse mal por ello, en definitiva, ser personas independientes que actúan en consecuencia. Los movimientos feministas conllevan una serie de reflexiones.
    En primer lugar el feminismo está actualmente presente en los ámbitos académicos, en la investigación , pero más escasamente en la opinión pública.
    En definitiva las mujeres están saliendo adelante y en muchos países se han dado avances importantes en los últimos años.
    El principal factor para que esto sea así es que la educación se impone, y en los países más desarrollados se está alcanzando la igualdad en los niveles educativos .

    Francisco Javier Fernández Barea 2ºBachillerato A

    ResponderEliminar
  15. En mi opinión resulta muy deprimente que esto sea cierto, pero lo peor es que lo es. Y no necesariamente tienes que declararte a favor del feminismo abiertamente, simplemente con sentarte con chicas, entablar una conversación normal o tratarlas con el debido respeto ya es mínimamente criticado. Yo mismo lo he vivido en mis propias carnes, pues unas personas que no se atrevieron a dar la cara, pusieron en entredicho mi sexualidad por la siguiente razón estúpida: a la hora de sentarnos libremente en mi anterior escuela la clase se dividía por así decirlo en dos bandos, el de chicos y el de chicas, yo me sentaba con un amigo y mis amigas en el “bando de las chicas” y al poco tiempo de empezar el curso nos calificaron a mí y a mi compañero de homosexuales.
    Como ya he dicho, esto me parece deprimente. Mi única ilusión es que este problema deje de afectar a personas que como yo o mi compañero, que queremos tratar a todas las mujeres con el respeto que se merecen, lo cual, sinceramente espero con ganas.

    ResponderEliminar
  16. Cuando me meto en esta pagina, realmente me emociono de ver cuantos hombres (incluido yo) somos los que estamos de acuerdo en que esto es un ultraje, el que las mujeres y/o hombres sean feministas. ¿Malo? ¿Porque? Solo expresan lo que realmente piensan, se comportan como realmente creen, no merece la pena que les digamos a ellos que se vuelvan mas "masculinos" o "se dejen de mariconeos". Y digo ellos porque muchas mujeres ya son feministas (y bien que hacen).

    Ahora, los hombres cada vez mas pensamos como deberíamos de pensar, no ese machismo que todos "llevamos dentro" al que podría llamar demonio. Para no ir mas lejos yo mismo me emociono muchas veces, ver hombre con tanta voluntad como para enfrentarse a os que les rodean respecto a su masculinidad realmente me emociona. Y gracias a todos ellos la humanidad tendrá por fin igualdad algún día.

    Que ningún chico piense que va a perder su masculinidad o se va a volver homosexual (que tampoco es nada malo) solo por ser feminista.

    Joaquín José Arroyo 4ºA

    ResponderEliminar
  17. Desgraciadamente, no es nada increible. Desde que el mundo es mundo han existido ''haters'' en todos los temas de la vida, también es que cada persona tiene una forma de pensar, pero desde mi punto de vista creo que hay algunos temas que deberían ser ideas absolutas para todas la personas. Me explico, la idea de feminismo como todos sabemos y nos ha hecho saber este blog significa igualdad entre hombres y mujeres, es una idea muy buena, muy bonita pero hay personas que la manipulan para que pueda parecer un movimiento radical que solo puede hacer mal a la sociedad, y los cuales no tienen ningun tipo de información acerca de éste movimiento. La desinformación y la falta de conocimientos no entiende de géneros. Uno de sus argumentos en contra del feminismo es la misma palabra feminista, la cual ya hace incapié al género femenino, puedo entenderlo, quizás pordriamos inventar otra palabra que incluya a los hombres también, ya que esta lucha es de hombres y mujers, y así no habría lugar a confusiones, aun así la palabra feminismo es preciosa y no deberiamos perderla, porque es el simbolo de las mejoras que hemos estado teniendo a lo largo de la historia y no debemos perderla nunca.
    La participacion del hombre en el movimiento feminista ha sido fundamental, sin ellos no habriamos llegado a donde hemos llegado. Hay muchos que sienten que son más hombres despreciando a la mujer por el simple hecho de ser mujer, y al pensar así desprecian a los hombres que trantan de igual a la mujer. Gracias a Dios se puede decir que este pensamiento se esta ''extinguiendo'', ya que cada vez las mentes evolucionan. No nos preocupemos, como he dicho anteriormente y quiero hacer incapié, siempre habrá alguien que ponga pegas a todas las cosas del mundo, pero finalmente se conseguirá, conseguiremos que se madure la idea de feminismo en la sociedad pues he visto a mis compañeros, a mis familiares,a mis amigos, a mis profesores, a la gente de mi entorno comportamiento muy positivo en los cuales muestran tolerancia, con el saber, con el conocer, con las equivocaciones que son más importantes que los aciertos, que cada persona tenemos unas coracteristicas distintas, y estas no dependen del lugar donde se nazca, del genero que se sea, del color de la piel o de los gustos por la música, pues al final todos somos iguales tenemos los mismos derechos y los mismos deberes en esta sociedad. Luchar, trabajar, esforzarse, caer, volver a caer, levantarse, seguir con la lucha, todo lo que hagamos, todas las cosas que nos cueste hacer finalmente servira para algo. Nunca nos tenemos que conformar, pues siempre hay algo que podemos mejorar. Por mi parte seguiré en la lucha directa e indirectamente por mucho trabajo que quede en el camino.
    Pd,lamento haber comentado a última hora, no volvera a suceder.
    María Díaz Martínez 2ºbach D

    ResponderEliminar
  18. Puede que sea porque me he criado así, pero no me parece raro ver a mi padre cocinar, de hecho, ver a mi madre cocinar es lo que se me hace raro. Mucha gente cree que los hombres no valemos para las tareas del hogar, ante esto solo me surge una duda, ahora que no tenemos que cazar mamuts… ¿Cuál es el papel del hombre? Yo como hombre digo que no solo valgo para las tareas del hogar y cuidar de las crías, si no que me gusta cocinar y disfruto con los niños y niñas, si alguien cree que eso es de mujeres, que busque un mamut.

    Yo personalmente no veo las ventajas de ser machista. Yo no tengo porque partirle la cara a nadie solo para demostrar que soy más hombre, entre otras cosas porque no quiero que me la partan a mí. No entiendo porque soy peor por temer el confrontamiento físico, tampoco voy meando por ahí para marcar territorio y a nadie le extraña. Le veo muchas más ventajas a estar en casa cocinando o cuidando de mi hijo o hija, porque esto si tiene sentido para mí.

    Tampoco creo que daba ser el hombre el que deba sacar la mujer de los apuros, no veo porque me tengo que meter en sus asuntos, si alguien necesita ayuda todos somos perfectamente capaces de pedirla. De hecho creo que meter a alguien en una cúpula en la que no tiene problemas no le hace mucho bien. Los hombres no hemos sido traídos a la tierra desde el cielo para solucionar los problemas de las mundanas mujeres, suficiente tengo yo con lo mío como para jugar a ser el ángel de la guarda.

    Ejemplos como estos hay cientos, pero estos son los que personalmente más me molestan. Animo a todo el que no se haya dado cuenta a que deje de lado la prehistoria y se una al siglo XXI.
    Francisco Labrador Abad 2º Bachillerato B

    ResponderEliminar
  19. A mi parecer, no puedo creer que porque un hombre decida ser feminista se le pueda catalogar con tantas idioteces como calzonazos, sumiso...etc.
    La igualdad es el punto clave aquí, las tareas del hogar como cocinar, lavar la ropa, limpieza, etc debe ser tarea tanto del hombre como la mujer, básicamente porque nadie es esclavo de nadie, las tareas deben compartirse.
    Y en cuanto a los insultos que reciben los hombres feministas, suelen ser personas ignorantes que ni se han tomado la molestia de buscar en el diccionario o en la RAE la definición de feminismo.
    Una pena para aquellos ignorantes que no saben que el feminismo no es "hacerle la pelota a la mujer", sino una lucha de hace muchísimo tiempo que busca la igualdad entre ambos sexos y que se ha cobrado muchas vidas inocentes por defender sus principios, y realmente, desmotiva que haya personas en pleno 2016 que no sepan lo que realmente es esta lucha.

    Paula Gómez Ramírez 4ºD

    ResponderEliminar
  20. El concepto de feminista en el hombre, como bien se explica en el texto, está muy cuestionado. Los chicos que ayudan a sus mujeres o a sus madres en casa están mal visto por algunas personas. Y no entiendo el por qué. Yo todavía no he leído en ningún libro o en ningún sitio que las tareas de la casa son cosas de mujeres. En 17 años, no lo he visto.

    Por suerte, aunque se cuestione ciertos conceptos del hombre como hombre (cosa que no debería pasar), cada vez somos más los que ayudamos en tareas del hogar. Parece que las cosas se están haciendo bien, pues algo está cambiando. Ya no hay cabida para aquellos pensamientos antiguos y ridículos en los que se pesaba que el hombre tenía que trabajar y la mujer tenía que estar en casa cuidando de los niños y haciendo todas las tareas cotidianas. Repito, ya no hay cabida. La sociedad ha evolucionado y ahora son muchos los hombres que ayudan a sus mujeres. Pero esto no debería pasar ahora. Debería haber pasado toda la vida.

    Todavía no comprendo por qué hay gente que critican a esos hombres que ayudan a sus parejas en la casa, todavía no lo comprendo. Y no lo entiendo por una sencilla razón: porque hacen lo que deben hacer. No por eso es homosexual, no por eso es un calzonazos. Es más, no es que no lo sea, sino que tiene unos valores como persona que quizás todos aquellos que lo critican no los tengan. Hoy día toda mujer quiere tener a su lado a un chico que le ayude, que sepa hacer de todo. Y es totalmente normal, puesto que ya no se lleva ese hombre que llega de trabajar a las 7 de la tarde y se va al bar a jugar al mus. Ese hombre, como dije antes, no tiene sitio en un mundo que evoluciona a mejor y que, aunque quede mucho, parece estar encontrando esa igualdad que tanto años llevamos buscando.


    Alberto, Reina Madueño, 1ºBach A

    ResponderEliminar
  21. Hoy nos referimos a los "peligros de ser hombre y feministas". Bueno, quizás la expresión es un poco dura, aunque supongo que será determinante el ambiente cultural en el que se mueva ese "hombre feminista".
    Partamos de la base de que el feminismo existe por la necesidad de reconocimiento de la igualdad de derechos y deberes de la mujer frente al hombre. Parece mentira que en el momento en que nos hallamos aún haya que reivindicar tal igualdad. Es desconcertante que en un mundo donde domina la información, en el que la educación está mucho más al alcance de todos que hace 50 años, todavía se escuchen comúnmente expresiones tales como " hoy no me puedo entretener que tengo "que ayudar a mi mujer a recoger la casa", o " a ver si cuando vengas del trabajo me planchas la camisa blanca, que está muy arrugada". ¿Qué ocurre, los hombres no vivimos también en esa casa que queremos limpia, o no tenemos manos para saber preparar la ropa, o para hacer una buena comida?. ¿Somos acaso inferiores a las mujeres para tener que depender de ellas?, Ah, no, que esas expresiones por norma la dicen quienes se revisten de un papel superior, en el que los hombres deben ser cuidados y agasajados como machos de la manada. A día de hoy los hombres no deberíamos siquiera plantearnos estas cuestiones, debemos reconocer y apoyar y dar por supuesto la capacidad de la mujer, y también su derecho al descanso, a su diversión, a su cualificación, a que se sientan realizadas fuera y dentro de casa, a no tener que luchar por una igualdad de oportunidades, a no tener que sentirse ofendidas por ser una "cuota", a exigir que se les trate con igualdad en todos los sentidos y ámbitos.
    No se sí habréis visto el anuncio en que los miembros de UNICEF se despiden de un poblado, aparecen todos con lágrimas en los ojos, pero son lágrimas de felicidad, porque ya no hace falta que desarrollen su labor en él. El poblado es autosuficiente, no necesita ninguna ayuda. Lo mismo debería pasar con el feminismo, debería ser historia, porque no existiera ningún motivo para tener que luchar por una igualdad plena de hombres y mujeres. Unidos valemos más. Nadie superior, nadie inferior.

    Gonzalo Sánchez Garrido , 2ºBach B

    ResponderEliminar