26 de noviembre de 2016

Hablemos de amor...


“Cuando seas mayor y formes una familia sabrás lo que es tener felicidad plena”... He escuchado tantas veces esta frase que he llegado a creérmela. Vivimos condenados en una sociedad en la que la palabra felicidad está agarrada de la mano a la palabra compromiso, unidad familiar, compañero o compañera de vida y por supuesto descendencia. Parece ser que solo así conseguiremos ser felices plenamente, sin darnos  la oportunidad de crear nuestra propia felicidad y condicionándonos a la maternidad. Por todo esto, nos hacen ver que si llega los 30 y nos vemos viviendo solos sin ningún perro que nos ladre, seremos personas infelices, inseguras y escasas de amor. Por ello nos autoconvencernos de que lo mejor es estar enamorado al precio que sea.

Nos pasamos la vida buscando el amor verdadero pensando que solo nos enamoramos una vez en la vida y que aquella persona merece ser dueño de ella. Convencidos de que es la persona correcta y que si la elegimos, no hay vuelta atrás. A partir de ahí empezamos a construir un futuro que tal vez sea mejor de lo que esperábamos o quizás resulta ser frustrante, porque no es lo que elegimos sino lo que eligieron por nosotros. “Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida solo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas la responsabilidad de completar lo que nos falta”.

Sentir que tienes una persona que nos complementa es maravilloso, porque no es cierto que lo polos opuestos se atraigan (ni siquiera la “fórmula dos en uno”), ya que es imposible que dos personas que no tengan nada en común (pensamiento, ideas, proyecto de vida…)  puedan ser felices complementándose, porque aunque nos empeñemos en que nos puede aportar lo que nos “falta”  los caracteres chocan y no se entienden. Pero tampoco es cierto el ideal de ser dos personas pensando igual, actuando igual… ya que eso nos anula como persona, perdemos nuestra entidad, nuestra esencia. Solo siendo individuos con personalidad propia podremos tener una relación saludable.
Estar enamorado es algo indescriptible y cada persona lo siente de una forma diferente; es algo que surge sin ser forzado. Se caracteriza por una alegría desbordada, que comienza con una fuerte atracción física hacia la otra persona y que se manifiesta a través del cuerpo, caricias, besos… de modo que que poco a poco vas conociendo el interior de la otra persona, la manera de pensar, actuar… El estar enamorado puede surgir de la noche  a la mañana. Soy completamente partidaria de que te puedes enamorar “a simple vista” como dicen por ahí; que ya luego funcione es hablar de otra tema. Y también está quien se enamora a largo plazo, que desde mi punto de vista es un enamoramiento más sincero y verdadero, ya que conocemos a la otra persona en todas sus “etapas”.

También hay que saber aceptar que el amor se acaba, que no es algo eterno y como viene también se va. Cuando es de mutuo acuerdo estamos ante la forma más sana de llevar una separación. Que se acabe el amor no significa que acabe el cariño, porque se han compartido muchos momentos juntos y eso no se va de nuestra memoria, queda en el recuerdo. El problema viene cuando solo acaba el amor por una de las partes, y la otra no lo entiende. No nos queda otro remedio que aceptarlo, darle libertad a la otra persona de decidir. Si realmente la queremos la dejamos ir. Pero ojalá todos pensáramos así. Pero en esta sociedad abundan las personas egoístas, que no entienden que el amor se acabe, si es posible llamarle “amor” a lo que siente aquella persona que obliga a la otra a permanecer a su lado. La manipula haciéndose la víctima. Por último nos encontramos en los casos extremos en el que amor acaba a base de golpes secos. En el que la superioridad del hombre se impone sobre la mujer menospreciándola y acabando con el poco aprecio que le queda a su víctima. Es un tema ante el que ya estamos anestesiado ( o al menos, lo parece). Vemos tanto y tantos casos de violencia de género que ya no nos asusta.

Aun así, el amor es una de las cosas más bonitas que hay en la vida, ya sea hacia nuestra pareja, nuestros familiares, amigos, mascota…Es muy importante sentirse querido; que el amor sea tolerante y que se respete la libertad individual. Tenemos y debemos seguir luchando para acabar con esta lacra social que ya se ha cobrado más vidas que la propia ETA. Porque desgraciadamente vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor…aunque la violencia se practica a plena luz del día.
Sara Guisasola Castillo, colaboradora del grupo Aequitas25

14 comentarios:

  1. Segun la RAE, el amor como "sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser".
    Es cierto que el ser humano necesita el amor de otra persona para ser feliz. No estoy hablando del amor de pareja, sino de la amistad, la familia, e incluso una mascota. Si vivieramos en una soledad absoluta, claro está que no seriamos felices. El amor nos aporta felicidad, pero no nos complementa. En el texto se mencina la metáfora de nuestra media naranja, esa que nos ha estado persiguiendo desde edades tempranas, haciendonos creer que sin otra persona no somos completos. Todo flaso. Cada uno es completo por si mismo, no somos mitades.
    Cada vez se ven a mas parejas que están juntas sin amor, sólo por el echo de tener una pareja porque todo el mundo la tiene. Es algo totalmente absurdo ¿Que sentido tiene estar con alguien si no hay amor? Por esa razón, las relaciones de hoy en día duran tan poco. Y la presión de la sociedad llega a mas extremos, solo hay que ver la cantidad de web de citas para que encuentres a tu media naranja, basandose en un test de personalidad. El amor no se busca, se encuentra. El gran fallo de la gente está en que se sienten presionados y por ello se conforman con lo primero que encuentran sin querelo. Día a día veo como las chicas sin novio le piden a sus amigas que por favor les busquen a alguien, que estan solas y que necesitan a alguien. Y aqui hago referencia al término femenino, porque es mas habitual en mujeres que en hombres. En las mujeres se ve bien tener algo estable, en los hombres ser libre y sin compromiso, es lo "guay". El verdadero sentimiento de amor se está echando cada vez más a perder.
    Aunque coincido en que es precioso encontrar a alguien que te quiere, y demuestra cada día, pero ese amor también se puede encontrar en la amistad y en la familia, que es de lo que la mayoría no se da cuenta. No hace falta tener novio para tener amor, basta con el abrazo de una madre, las risas con un/a mejor amigo/a o tambien, el propio amor hacia a ti mismo. Quererse a uno mismo es el primer paso que hace falta para que una persona se de cuenta en que ella es completa por si sola.
    Para terminar, me gustaría hacer referencia al sentimiento de "enamorarse" que menciona la autora en el texto. Como bien dice, es indescriptible, y una sensación que no se puede comparar con otra. Enamorarse es precioso, es sentir que la otra persona te llena de felicidad con tan solo mirarte, y que por mucho que se intente no le puedes encontrar ni un solo defecto a la otra persona. Mi conclusión es que esa sensación no se busca, se encuentra sin quererlo, así que, para que buscar en la redes sociales, para que amargarse por lo que tienen todos. Lo único que hay que conseguir es el amor hacia uno mismo, y lo demás ya vendrá por si sólo.

    LUCÍA ARANDA ARROYO, 2BTOA

    ResponderEliminar
  2. Desde siempre, el amor ha estado presente en nuestras vidas e incluso las ha dirigido. El amor hace que estemos completos, pero ¿por qué es así? ¿Por qué para la gran mayoría de nosotros, sin amor no somos felices? En realidad no debería de ser así ya que todos nacemos completos y no somos un puzzle que hay que completar.

    Pero sin embargo, cuando carecemos de éste, ya sea amor materno, de amigos, de parejas o de un perro, nos sentimos vacíos, como si algo faltara dentro de nosotros. Por ello, cuando un familiar querido fallece, cuando un amigo se va, cuando pierdes a tu perro o cuando la relación sentimental con tu pareja termina, sentimos mucho dolor, quedándonos con un vacío inexplicable durante un periodo de tiempo.

    Pero al igual que cuando lo perdemos sentimos dolor, vacio… cuando lo tenemos nos sentimos llenos, felices, como si estuviéramos en un cuento de hadas. Disfrutamos con él y sufrimos con él día a día a lo largo de nuestra vida, y hasta cuando ya estamos cansados de fracasar en él una y otra vez, lo volvemos a buscar, porque tenemos miedo a no encontrarlo, a no sentirnos queridos y a no tener quién nos cuide.

    Gran verdad es que “El amor lo puede todo”, una madre o un padre lo daría todo por su hijo y al revés , es decir, haríamos lo que fuera por ayudar a una persona a la que queremos, aunque esto nos pueda perjudicar a nosotros.

    Pero aunque el amor en su buen momento sea perfecto, hay veces que por querer controlar al que amamos, o por no quererlo perder, llegamos a la violencia, tanto física como psicológica, y aquí el amor deja de ser bonito, es decir, deja de ser amor. Por eso, como se nombra en el texto, hay que saber cuando éste se acaba, y dejarlo ir, porque si ya no hay amor, por mucho que luches por él, solo va a traer sufrimiento.

    CARMEN FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, 2BTOA

    ResponderEliminar
  3. Amor, es una palabra que me viene demasiado grande aún. No sé nada sobre estar enamorada, creí que lo estaba una vez, pero era todo mentira, era simple e inocente atracción sexual, una atracción de adolescentes que tienen las hormonas bastantes revolucionadas. No he estado enamorada nunca, pero esto no quita que no sepa lo que es querer, a mi familia, a los animales, a mis amigos... Y tampoco que no crea en este amor que causa gran revuelo en nuestro día a día. El amor es una inagotable fuente de felicidad y a la vez de amargura, porque se supone que cuando te enamoras confías todo o casi todo lo que tienes en esa persona, compartís vuestra vida, propiedades e incluso hasta aquellos pequeños y rechonchos seres humanos, de los que al principio no tenemos ni idea de como criarlos, y es por todo esto que cuanto más enamorado estás, más das a esa persona, y por ello cuando amas a alguien, le das el poder de destruirte, pero vives confiando en que no lo hará, hasta que a lo mejor llega un día en el que todo se tuerce, y sin verlo (o sin querer verlo) venir, pasa, te deja, te abandona, te destruye. Destruye esa parte de felicidad, y te quedas solo con la amargura, hasta que tarde o temprano te recompones, y hasta puedes encontrar a otra persona que te haga igual o más feliz.
    Es por esto, por lo que no creo que exista una mitad que nos complemente, que tengamos a una persona destinada a ser la que encaja en este puzzle de dos, ¿por qué no puede haber más de una? En mi opinión, es cuestión de tener un poquito de suerte y de saber buscar a esa persona que tenga las características que a ti te gustan (la mayor parte por lo menos), saber distinguir entre lo que nos conviene y no, porque lo que creemos que será bueno para nosotros, en un futuro podrá no serlo, podrá llegar y darnos esa temida patada en la que no pensamos al pasar por el altar, al parir a nuestro primer hijo, al segundo, al celebrar las bodas de plata... Creemos conocer a esa persona con la que dormimos y compartimos todo, creemos saber en lo que piensa, pero esto nunca podrá ser así. Quien menos espera que te sea infiel, puede llegar un día a las dos de la tarde con una demanda de divorcio y contándote que ha conocido a otra persona. No podemos conocer enteramente a las personas, y es por eso que depositamos un voto de confianza en ellas, esperando a cambio que estas lo hagan en ti y no lo echen a perder.

    Como dice Guisasola “Estar enamorado es algo indescriptible y cada persona lo siente de una forma diferente”, y dependiendo de una persona u otra, se lo toma de manera diferente, con más calma o de forma más intensa por ejemplo, pero hay una cosa en la que no estoy de acuerdo, y es que te puedas enamorar a simple vista. No soy una experta, pero por lo que sé, enamorarse lleva su tiempo, y es más de un día, porque en un solo día no te da tiempo a conocer a esa persona, a conocer todos sus estados de ánimos y reacciones ante ellos, así que lo de “a primera vista” es simplemente atracción.

    Cada persona tiene un concepto diferente de amor, y creo que eso es lo genial de estar enamorado, porque lo que es sorprendente para ti puede no serlo para la otra persona y viceversa, y es una bonita manera con la que mantener esa llama encendida.

    Belén López-Pozas Gómez 2ºA

    ResponderEliminar
  4. Ese sentimiento que nos hace cambiar completamente, que nos hace ver a personas sin sus defectos, que nos da mucha felicidad, o tristeza... El amor es el peor vicio de todos porque cuando ya no hay más, se pasa bastante mal.

    Como bien dice Sara en esta entrada desde pequeños nos meten en la cabeza que hacer nuestra vida es crecer, buscar tu media naranja y tener hijos. Pero no es así, ni mucho menos. ¿Y si yo no quiero esa media naranja ¿Acaso voy a ser más infeliz? Bajo mi punto de vista es todo lo contrario, no le veo felicidad a tener pareja y lo digo desde el pensamiento de una persona que ha tenido alguna "relación seria" si así se puede llamar.

    Hay personas que se pasan buscando la mitad de su vida su media naranja y cuando la encuentran se pasan la otra mitad intentándola olvidar. Es mejor vivir la vida a tu manera, con tus amigos o amigas, haciendo lo que quieras en cada momento, sin condicionamientos ni responsabilidades. Aunque ya es la opinión de cada uno, y habiéndome enamorado ya no creo que lo vuelva a hacer en mucho tiempo. Porque cuando se está con esa persona especial, parece que se para el tiempo, que no puedes estar mejor, se vive una etapa intensa y bonita. Sin embargo cuando todo eso acaba es una de las peores sensaciones del mundo. Se sienten muchas cosas negativas, enfado, tristeza, impotencia, frustración, dolor, etc.

    En la mano de cada uno está el dejarse enamorar o no. No con esto estoy diciendo que el amor sea algo malo ni mucho menos, de hecho, tiene miles de cosas bonitas y sentimientos increíbles, pero hay momentos en los que uno prefiere estar solo, vivir para sí mismo y velar por su felicidad única.
    Incluso me atrevo a decir que el amor verdadero no es el de una pareja, sino el de una madre, un amigo o una hermana. Son personas que nunca fallan y siempre están ahí para lo bueno y para lo malo. Una pareja puede prometer mil cosas y de buenas a primeras desaparecer sin dejar rastro, porque tan fácil como viene se puede marchar.

    Quizás sea demasiado desconfiado, no lo sé, lo único que sé es que el amor que yo siento no es hacia ninguna mujer y que yo vivo por y para mí y ese es el amor que vale.


    Juan Caravaca Santana 2º Bach A

    ResponderEliminar
  5. Aaaayyy EL AMOR que bonita palabra, ¿ pero que es en concreto?.

    Creo que todo el mundo ama, ya sea a su familia, amigo... y todo el mundo siente que es el amor. Yo sentí un día estarlo totalmente de un chico, estaba completamente enamorada hasta pensaba que no podría verme en un futuro sin el, estaba totalmente ciega por el. Mutuamente damos todo de nosotros y me hacia ser la niña más feliz del mundo, pero obviamente un día sin venir a cuento todo se fue,todo ya era pasado. El amor también tiene sus cosas malas, el aceptar que no todo es eterno, y entonces empece a quererme a mi misma, a pensar en que para ser feliz no tengo que depender de nadie, que yo sola puedo ser el doble de feliz y hacer mil cosas, no como otras personas que no saben estar solas y siempre están buscando a alguien. Entonces yo me encontré a mi misma.

    El amor es un pozo sin fin no sabes hasta donde puede llegar, ni hasta que punto puedes llegar a hacer y dar por este, a veces damos tanto que no es bueno, ya que pueden llegar a pensar que tienen un control sobre nosotras demasiado grande.
    Pero el amor no se encuentra en otra persona, el amor esta en la gente que te quiere y en ti misma, tampoco hay que ser egoísta con este tema, hay que aceptar todo tipo de decisiones, si tu estas buscando a una persona, no tengas prisa, el amor no se busca.

    Desde chicos nos tienen acostumbrados a que tenemos que encontrar en amor lo antes posible, formar una familia y ser felices, pero el amor puede llegar con 20, 40, 60 o incluso con 80 años o más. Así que tú déjate llevar por todo tipos de sensaciones y disfruta de la vida, que de eso se trata de los pequeños momentos y si tienes el amor y eres feliz, disfrútalo pero cuidado que nada es para siempre.



    Ana Virosta Vela 2ºBach A

    ResponderEliminar
  6. ¿Amor? Qué concepto tan confuso. Difícil de comprender y fácil de sentir. Sin embargo, éste ha sido buscado y tratado desde los tiempos más remotos por toda la humanidad. ¿Cuántos documentos o poemas de amor y desamor podrían recogerse por todo el mundo? Me atrevería a decir que el doble o el triple de las personas que lo habitamos.
    Al fin y al cabo es el objetivo de nuestra vida, ¿no? De ahí que sea tan buscado. Como bien dice Sara Guisasola, desde que nacemos manipulan nuestro cerebro haciéndonos creer que sin amor no hay felicidad. Por lo que a medida que crecemos, cada vez estamos más frustrados porque no hemos encontrado a esa persona con la que compartimos el hilo rojo. De hecho, la mayoría de la sociedad pinta a una persona mayor sin pareja como una señora rodeada de perros o gatos, sentada en un sillón y lamentándose por la miseria de vida que ha tenido al no haber encontrado el amor. Pero no somos conscientes de que confundimos esta palabra a menudo. YO puedo decir orgullosa que estoy enamorada. Estoy enamorada de mi madre, de mi padre, de mi hermano, de mis abuelas, de mis abuelos, de mis amigos, de mis amigas... Eso también es amor, cosa que a veces olvidamos, y lo considero el más profundo de todos. Por ello, me creo esa frase que siempre nos dicen, porque sin ese amor yo no podría ser feliz. Sin embargo, soy feliz sin pareja.
    Cuando nos hablan de este tema, lo primero que se nos viene a la cabeza, es el amor de una pareja sentimental. Los adolescentes solemos darle mucha importancia a esto de tener parejas, bueno, y los no adolescentes también. Hay multitud de páginas web para personas que no tienen tiempo o no han tenido suerte de encontrar un compañero o una compañera sentimental. Encima esta persona debe cumplir ciertos requisitos que proponemos en estas páginas si quiere formar parte de nuestra vida. Pero bueno, ¿esto qué es? ¿la lista de la compra? ¿una receta para hacer humanos? La experiencia me dice que este tipo de amor, ya que hay varios, no se debe buscar, sino que hay que dejar que llegue y si no lo hace, no hay que hacer un mundo. Porque SIEMPRE tendremos otros tipos de amor incluso más potentes que este. Y no sé vosotros pero yo mi felicidad, ya la he encontrado y tiene nombres.

    Lucía Orta Aguado 2º Bachillerato B

    ResponderEliminar
  7. Vivimos por sensaciones. Momentos y detalles que dan sentido a nuestras vidas. Cosas que tienen el valor que les damos o el que vamos descubriendo.
    No creo que elegir a alguien sea un tipo de obligación para no estar solos, creo que elegir es ser consciente de que renunciar a cualquier otro tipo de persona es simplemente por la necesidad de estar con ella. De querer sus pequeñas manías, saber apreciar sus imperfecciones, hacerle ver que todos los días grises siempre tienen un pequeño arcoiris y que nada es peor que estar un día sin sus abrazos. Sé que no es bueno dejar que tu felicidad dependa de otra persona, pero muchas veces es imposible no hacerlo, porque es cogerle de la mano y sentir como el mundo se para, es abrazarle y sentir que no hay nadie más en el mundo, es verle sonreír y olvidar todos los problemas, mirarle fijamente a los ojos y saber que te quieres quedar ahí. Cosas pequeñas, cosas que te llenan, cosas que te devuelven las ganas. Y en eso se basa mi felicidad. Hay personas que son luz, difícil que aparezcan en tu vida, pero si lo hacen no querrás que se marchen nunca.
    No he hecho mención a nadie, el amor no solo tiene que ser de pareja; libre interpretación. Pero si tengo claro cómo y quién soy yo. Una chica que es más de personas que de cosas; más de momentos que de regalos; aquella que invierte todo su ser en algo y no se rinde mientras que me haga feliz. “Cualquier persona que te motive a ser mejor, es alguien que te merece la pena mantener cerca”. Soy de naturaleza propia de darlo siempre todo; y quizás el truco sea ese, entregarse como si nunca fuera a doler. A la vida, al amor, al sexo, a la poesía, incluso a ti mismo; como si lo prohibieran todo mañana. Y para mí, en eso consiste el amor. Incondicional.

    Ana Vidal Muñoz, 2ºB Bach

    Pd: querer a alguien no es cuestión de físico, es de sensaciones, que te haga temblar sin estar, que consiga que sonrías aunque no puedas verle. Siempre pensaré que el amor es hacerse reír.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy una enamorada del amor...(en cualquiera de sus versiones...)

      Eliminar
  8. Javier Botella Rodríguez 2°B2 de diciembre de 2016, 14:02

    Amor, esa corta palabra que puede significar tanto para algunos y muy poco para otros. Para mí sí significa, y mucho. No sé si realmente he estado enamorado alguna vez, es una sensación extraña cuando te atrae alguien, pero supongo que no se puede saber cuánto de enamorado estás y cuánto más puedes estarlo. Por lo tanto, si siempre se puede estar más enamorado de lo que se está, ¿se puede decir que podemos enamorarnos al 100%?, o mejor dicho, ¿El amor se puede medir?

    Trasladándolo a lo que me gusta y que creo que se me da “bien”, las matemáticas: es como decir que el infinito existe, sin embargo, muchos matemáticos lo consideran un concepto inalcanzable porque por mucho que te acerques, nunca vas a lograr llegar hasta el término en sí. Por lo tanto, por ese razonamiento podemos decir que al estar enamorados buscamos ese concepto de alcanzar la felicidad y que llegamos en ocasiones a creer alcanzarla plenamente a través de la persona que amamos, pero que quizás cuando nos enamoramos de otra persona todo cambia, y lo que creíamos haber alcanzado antes, ahora lo superamos. Por eso el amor es muy ambiguo, depende de quién lo piense o quién lo sienta.

    Sin embargo, no solo existe el amor de pareja, también existe el amor familiar, el amor de amigos… Yo amo a mi familia, de eso estoy seguro, cada uno tiene sus más y sus menos pero los amo. Y ese amor no es menos importante que ningún otro. De echo conocemos el amor a través de ellos. Son ellos los que nos enseñan a amar y sentirnos amados.

    Refiriéndome al artículo de Sara, estoy completamente de acuerdo con ella, nos pasamos la vida buscando nuestra “media naranja” cuando realmente no existe. Nosotros somos la “naranja entera” y nos podemos valer por nosotros mismos. Otro de los conceptos que introduce Sara es algo que mucha gente dice: “los polos opuestos se atraen”. Aquí también estoy de acuerdo con ella, tal y como dice en el artículo, si en una pareja las formas de ser de cada uno son muy diferentes, chocan y cada dos por tres aparecen conflictos. Por mucho que lo intentemos no llegaremos a un acuerdo. Es verdad que esos conflictos se solucionan con el paso del tiempo, pero no se olvidan, siempre quedan en la memoria, lo que hace que cada conflicto “vaya llenando el vaso poco a poco” hasta que llegue un punto en el que aparezca la “gota que colma el vaso”.

    Otro punto que mucha gente defiende es que si algo no funciona a la primera, no va a funcionar nunca. Hace tiempo yo no era partidario de ese razonamiento, pero con el tiempo me he dado cuenta de que tiene toda la razón. Si tú lo intentas con una persona y llega algo que hace que lo dejéis, significa que no sois compatibles y que aunque pase el tiempo, vais a seguir sin serlo. No por intentarlo más veces, la relación va a ser más fuerte y os va a mantener unidos “para siempre”.

    Otro de los temas del que no nos gusta hablar es cuando el amor se acaba. Nos parece un tema como que no queremos que llegue nunca, pero llega y es inevitable. No hace falta que haya infidelidad, celos... simplemente el amor acaba sin más. Dejas de sentir lo que sentías antes. Seguimos teniendo el derecho de poder encontrar una vez más el amor. Si el desamor es mutuo no hay ningún problema, pero en cambio si es por una de las partes todo se hace más complicado. Tanto para la persona que sigue amando como para la que no. Pero estemos en la parte que estemos, debemos aceptarlo y seguir para adelante.

    El amor es uno de los sentimientos más importantes que tenemos en la vida y tenemos que saber amar, así como también tenemos que ser amados. Eso no significa que te pases la vida buscando a alguien con quien compartirla, pero que si en algún momento llega alguien que te llena, podrías intentarlo.

    ResponderEliminar
  9. Amor. Estamos cansados de escuchar esa palabra y de ver el estereotipo de este en las películas, pero, ¿sabemos realmente qué es el amor? No.
    Cuando hablamos de este término lo relacionamos directamente al ámbito de pareja, y pensamos que este sentimiento es aquello que nos va a realizar como personas y a darnos una felicidad única, pero no tenemos en cuenta que el amor no es sólo eso.
    Cuando una madre siente la primera patada de su hijo en el vientre, cuando un padre se siente afortunado por haber ayudado a su niña, o cuando una familia da más de lo que puede ofrecer económicamente sin importar de qué se tengan que privar. Eso sí es amor puro e incondicional. No conozco un amor más sano que el de unos padres a sus hijos.
    Es cierto que cuando somos adolescentes intentamos tomar las riendas de nuestra vida, y pensamos que somos quienes tenemos la razón, por eso decimos que nuestros padres son un incordio, pero lo que no nos damos cuenta en esos momentos es de que ponen límites porque han vivido lo que nos queda por vivir, y quieren evitarnos el sufrimiento que tuvieron en su pasado. Pero por estúpidos y cabezones tenemos que caernos para aprender de los errores, no nos basta con escuchar un consejo de las personas que más nos aman. En ese momento es cuando te das cuenta de lo sucedido y dices para tu interior: - "Vaya, tenían razón." Después de mil tropiezos, cuando por fin comienzas a madurar, entiendes todas esas riñas y advertencias que antes te parecían absurdas, y además de esto, comienzas a ver y valorar todos los esfuerzos que han estado haciendo por ti a lo largo de su vida. Lo hacen en silencio, sin pedir nada a cambio, y lo que se han llevado de tu parte son malas caras y reproches, pero les da igual siguen dándolo todo por ti día a día sin importar lo que cueste.
    Hace poco, miré a mis padres con detenimiento. Observé las manos destrozadas y llenas de grietas de mi padre, el cual hace cualquier tipo de turnos y horas extra para colaborar en casa y traer su sueldo. Y cuando miré a mi madre, tenía las rodillas hinchadas de tanto caminar y los ojos rojizos de las miles de horas que pasa delante del ordenador trabajando para darnos la mejor vida que puede. Después de esto, fui a mi cuarto y comencé a reflexionar. Hemos estado engañados toda la vida buscando ese amor de película sin llegar a entender que el amor de verdad lo hemos tenido desde que nacemos. Soy una afortunada por haberme dado cuenta de esto antes de que fuera demasiado tarde, y desde ese momento intento disfrutar los momentos que tengo a su lado porque ahora sé que no volverán a pasar nunca.
    Por fin entendí lo que significa amar de corazón, por fin encontré el verdadero amor de mi vida.

    ResponderEliminar
  10. El amor, ese sentimiento tan fuerte y bonito que a la vez es triste (en concretas situaciones). Podemos decir el amor es el mejor sentimiento que puede tener una persona, y que lo podemos percibir fácilmente. Podemos percibir el amor de nuestra madre con una caricia, el de tu abuela cuando te besa todos los días, el amor de tu pareja con tan solo mirarla.. Es cierto que nadie se muere por amor, pero tampoco puede vivir plenamente, en este caso no me refiero al amor de parejas sino al familiar, amistad, etc.
    Respecto al amor de parejas, estoy a favor, como dice Sara, del amor a primera vista, es cierto que no conoces a esa persona pero sabes que estás enamorada de él o ella con tan solo mirarle a los ojos y ver su sonrisa radiante.
    Yo puedo decir que estoy enamorada y que es uno de los sentimientos más grandes que he tenido. No por eso dependo de mi pareja, yo tomo mis propias decisiones y cuando quiero, no por estar enamorada tengo que estar cegada por ese amor y centrarme sólo en esa persona, aunque sea una de las más importantes de mi vida. El amor es confianza, generosidad, comprensión, pasión...y no un amarre de personas. Puedo decir que estoy enamorada, y me atrevería a decir que quiero estar enamorada para siempre, ya sea de mi pareja o de la vida en sí. Apoyo a todas esas personas que defiende el amor por que como bien he dicho y he dejado claro, es increíble. Ver que eres feliz con sólo abrazar a esa persona y sentir el latido de su corazón y su respiración en tu cuello.
    No te puedes enamorar sólo una vez, te puedes enamora todas las veces que quieras y sientas que quieres darlo todo. No hay que tener miedo a arriesgarse, a decir "Me gusta ese chic@ pero no le hablo porque me da vergüenza", no, tienes que hacerle frente a esos miedos, porque el amor es eso, arriesgar. Da igual que no sea correspondido, tú has hecho lo que haces sentido y no tienes porque avergonzarte de ello.
    Quiero decirle a todas aquellas personas que lean este comentario, que les invito a enamorarse, da igual si sale mal o no es lo que se espera, si todo fuera tan bonito y perfecto, que todo saliera a la primera y no lucháramos por lo que queremos, entonces ¿qué es amor?.
    Rosario Vázquez Martín

    ResponderEliminar
  11. Efectivamente, creo que a todos desde que somos pequeños nos han estado bombardeando ideas de este estilo. Que si tienes que encontrar a tu media naranja, que si hay una persona especial y perfecta para ti y esta esperando que la encuentres... Pero si aplicamos un poco de la lógica que supone que hemos adquirido con los años podemos desmentir todos estos falsos mitos fácilmente y desmontar esa forma de pensar innata en la gran mayoría.

    La media naranja, aquí la contradicción. De las primeras cosas que nos enseñan es a respetar a los demás y a no permitir que nos falten al respeto. Sin embargo no nos damos cuenta de que nosotros mismos nos menospreciados continuamente apoyando la idea de que solo somos piezas sueltas de un puzle que solo uniéndonos a otras cobramos sentido. Pues yo no voy a permitir que eso me afecte más, yo soy yo y solamente yo y no necesito a ningún incompleto que venga a pegarse a mi para alcanzar la plenitud.

    Si seguimos analizando nos encontramos con el hecho de que se trata de un corte de la naranja en dos piezas. Este hecho impone indirectamente el apoyo a la monogamia, término al que no termino de verle la lógica y en el que personalmente no creo.
    Con esto no quiero decir que dos personas no puedan amarse sin más y sentir que no necesitan a nadie más, a lo que me refiero es a que el amor en pareja esta demasiado impuesto y nos condiciona más de lo que debería.

    ¿realmente sabemos amar? amar es sentir mil cosas pero sobre todo la necesidad de ver al que amamos feliz y libre, al menos desde mi punto de vista. Sin embargo aún hay muchas personas que no saben hacerlo.
    Aprende a aceptar de las personas son humanas y no ideales, que si el amor se acaba, se acaba y punto. No queremos más violencia, no permitais que eso os pase a vosotros.

    Por tanto, y debido a que solo vivimos una vez, ¿qué perdemos arriesgandonos a romper los esquemas? Amemos como nos salga del corazón y no como los cuentos, los padres o quien sea nos diga. Y por si eres de esos que sigue esperando que el amor perfecto eterno de tu vida llame a tu puerta, siéntate, porque se te cansarán las piernas.

    Isabel Gómez Godoy, 2° BTO A

    ResponderEliminar
  12. Pensamos demasiado y vivimos menos los momentos.
    Continuamente buscamos que es lo que nos hace falta, que desearíamos a parte de lo que tenemos, que pasaría si....
    No queremos darnos cuenta que en esta vida las personas son capaces de llenarse por si solas, que no necesitamos quien nos complete, que a veces es mejor tomarnos un respiro y darnos cuenta de lo que realmente escondemos en nuestro interior, ese cachito de nosotros que nos caracteriza, estemos con alguien o no, esa felicidad que nos puede rodear en cualquier instante.
    En ocasiones, encontramos personas incondicionales, con las que sacamos más de nosotros, con la que compenetramos con solo miradas.
    Sin embargo, el amor no nos debe privar, ni tampoco atar.
    Hay momentos que si no está la presencia de esa persona incondicional el mundo se derrumba, pero claro que no es cierto, todo es fruto de nuestra imaginación. Entonces es cuando deberíamos aprovechar otras cosas, sí, otras personas, y ver que el mundo tal vez lo confluyan más de los que creemos. Que quizás estemos encerrados en una realidad falsa y que no abrimos los ojos enteramente.
    Podemos ser y vivir en totalidad sin la necesidad de alguien, otra cosa es quererlo o creerlo.

    A veces no nos damos cuenta que en esta vida existen otros amores, la amistad, el amor de familia... y tal vez haya una parte de todo esto que si nos ayude a ser como somos, y si desapareciera entonces es cuando deberíamos preocuparnos.

    Con todo esto me vengo a referir que no deberíamos dejar de ser por la ausencia de alguien. Porque hay más personas a tu alrededor, o simplemente tú misma.

    Tememos el desamor, la soledad, nos encerramos únicamente en eso, sin ver más allá, desde otros puntos de mira, y de las personas y momentos que nos brinda la vida.

    Aprovecha sin dudarlo del amor de pareja, pero no te derrumbes cuando no esté en tus manos.



    Sara Ruiz Gallardo 2BTOA

    ResponderEliminar
  13. El amor es algo inquietante y, creas en él o no, tienes que admitir que es sin lugar a dudas un sentimiento y una sensación que se caracteriza por su increíble potencial y capacidad para realizar cambios en nosotros. Muchos dicen, que el amor es tiempo, cariño y dedicación hacia la otra persona, y éste es un tema tratado con frecuencia a lo largo de la historia, adquiriendo “el amor” de diferentes connotaciones y significados: “Cuando te gusta una flor, solo la arrancas. Pero cuando amas una flor, la cuidas y riegas a diario.”; mas esto depende mucho de la persona de la que se esté hablando.
    Como en todo, los tipos de personas y su actitud con respecto al amor van de un extremo a otro, identificándose uno de ellos con esa persona que vuelca su vida en la relación, cuya felicidad depende de forma directa de la felicidad de su pareja, y que vive por y para ella casi exclusivamente. Claro está, (como ya se ha mencionado en otros comentarios anteriormente) que esta situación proporciona a la pareja un “poder” a veces demasiado grande y peligroso, capaz de hacer mucho daño, y por supuesto es la persona que soporta más críticas y comentarios: el típico “enchochado/a”.
    No está de más decir que muchas veces, aunque no debería ser así, esa pareja aprovecha su ventajosa situación para sacar provecho a costa del iluso y ciego enamorado, y la intervención de las demás personas que lo rodean es crucial para ayudar a que el invidente entre en razón.

    Por otra parte, (pasando siempre por términos medios) en el otro extremo existe esa persona que en las relaciones acostumbra a “dejarse querer”. Puede no ser egoísta, y que simplemente su interpretación del amor se basa en disfrutar de lo que hace su pareja por ganarse su cariño. O puede que por experiencias anteriores u otras causas exista un miedo a enamorarse para evitar hacernos daño, y a lo mejor es casi imposible obtener una confianza completa con esa persona en el ámbito amoroso. Sin embargo, difícilmente prosperará una relación en la que solo aporta uno de los dos. Y esto último puede aplicarse a los dos extremos.

    Enamorarse, encontrar tu “media naranja”, tener hijos o hijas, formar una familia... puede que esa no sea la fórmula perfecta de la felicidad, pero algo debe funcionar en ella cuando un gran porcentaje de la población (en nuestra cultura) busca eso. Hoy en día la gente está al tanto de que se puede ser feliz de innumerables formas, y son conscientes de que el amor puede desaparecer. No creo que nos veamos “obligados” a formar parte de ese gran plan. Sobre todo la juventud, expresando su rebeldía, cada vez es más consciente de que puedes enamorarte más de una vez, e incluso puede llegar a desprestigiarse el mismo de forma inverosímil; una interpretación del amor muy distinta a la de los cuentos o películas Disney, que se veían sin parar a tempranas edades.

    Por ponerle la guinda al pastel, el amor a primera vista sí existe. Estudios han revelado que bastan siete segundos para enamorarte de una persona, aunque desde la opinión de muchos parezca imposible. Pero, ¿es necesario enamorarse de alguien, o podemos enamorarnos de algo? Enamorarse de una persona indudablemente te aporta muchísimo, pero puedes sentir amor por infinidad de cosas: el café, dormir, el deporte,el sexo, hablar, expresarse, la música, los animales, un amigo/a, tu familia...
    Además de todos estos momentos, objetos o sensaciones, también puedes enamorarte de una personalidad, una sonrisa, una mirada, una marca o unos pies... y sin embargo no tienes por qué estar enamorado/a de la persona que los posee; aunque indudablemente si lo estás, esta sensación puede alcanzarse con más facilidad.

    En fin, el amor es algo para nosotros incomprensible, que depende de multitud de factores tanto externos como internos, y que su interpretación depende del individuo. Mi consejo, disfrutar de él tanto como sea posible.

    José Antonio Domínguez 2ºA Bach

    ResponderEliminar