30 de noviembre de 2016

ÁMATE A TI MISMA

Día a día, las mujeres vivimos en una batalla constante y en una lucha interna por autoconvencernos de que nosotras no hacemos ese tipo de cosas. Asumimos que es algo antinatural y que por supuesto no todas practican, pasando así a ser uno de los mayores secretos mejores guardados de nuestra vida.  Podéis deducir a qué me refiero; y sí, es ese tema tabú que acompaña de la mano a muchas mujeres y sobre todo adolescentes que por miedo al rechazo social o los insultos, no asumen que no solo los chicos son los que se masturban, NOSOTRAS TAMBIÉN LO HACEMOS.


Claramente y una vez más, las mujeres son las más reprimidas en este asunto, puesto que los adolescentes chicos hablan sin ningún tipo de tapujos sobre la masturbación que practican con ellos mismos, el número de pajas que se hacen o incluso se recomiendan páginas porno para un mayor goce. Pero más importante aún: si le preguntas a cualquiera de ellos que si se masturban te responderán con un simple y sincero SÍ. Entonces, si ellos son libres de responder con esa palabra de una sílaba, por qué las chicas mentimos y decimos NO, excusándonos con la típica frase de “ nunca lo he probado “ o “ me da asco”. Seamos sinceras, no nos da asco y por lo menos una vez en la vida lo hemos probado. Por qué tanta falsedad en un tema que debería ser totalmente normal.   Es más, queramos o no, es una parte importante de la vida sexual de todo el mundo; por lo tanto, la masturbación no debe ser subestimada. Con ella se consigue estimular el sistema inmunológico, mejorar el humor, ayudar a dormir al provocar este estado de relajación al finalizar y a eliminar la presión de la vida cotidiana; es decir, ayuda a disminuir el estrés. Además de eso, en todas las relaciones, siempre hay uno que tiene necesidades sexuales más altas que otros, por lo que la masturbación es una forma perfectamente normal para satisfacer sus necesidades sexuales y ya de paso conocer lo que nos gusta y lo que no.

En serio, tenemos que dejar esos prejuicios del que dirán o miedo a los insultos de una vez por todas. No todos los chicos te van a decir guarra por admitirlo. Aunque no lo creamos los chicos son el menor de los problemas en este asunto. Ellos saben que mentimos y en la mayoría de los casos se preguntan por qué lo hacemos, por qué esa manera de mentir tan instantánea. Al ser algo natural para ellos, también lo ven natural que se practique en nosotras. Entonces, si el género masculino no es un problema, fijémonos en el propio. Quiero que os deis por aludidas todas aquellas que os habéis metido con alguna de nosotras por el simple hecho de ser la valiente de afirmar que se masturba. Yo me doy por aludida. Lo hice una vez cuando todavía me autoengañaba pensando que hacer eso estaba mal y era cosa de “guarras”. Puedo decir que de ese momento me siento avergonzada y espero que vosotras también.  Porque masturbarse es algo normal, agradable y para colmo bueno para la salud. Dejemos de reprimirnos con la mentira de “ yo no hago eso”. Somos las hipócritas que luchamos por el feminismo pero luego corriendo borramos el historial de nuestro móvil, nos sorprendemos cuando alguna menciona dicho tema o nos ruborizamos cuando la persona con la que estamos nos pregunta que si nos masturbamos.

Es verdad que actualmente somos más las personas que hablamos de estos temas sin ningún tipo de problema. Un ejemplo de ello fue en una charla con algunas amigas el otro día. Y se me ocurrió hacer la famosa pregunta tabú: “ Tías, ¿vosotras os mastubáis? Sinceridad”. Toda aquella que me contestó fue sincera y muchas dijeron que ellas también se masturbaban; pero otras en cambio por falta de información o de cómo se hace ni siquiera lo habían intentado. Hablando las cosas durante un rato, decidieron darse la oportunidad de intentarlo y volver a comentarlo con el resto.

Me pareció un gran avance. Si todos mostrásemos esa naturalidad, (porque la palabra clave es NATURALIDAD) hablando  del tema conseguiríamos que poco a poco dejara de ser un tema tabú. Cambiemos las cosas porque AMARTE A TI MISMA NO DEBERÍA SER TABÚ.
Andrea Caravaca Santana, colaboradora del grupo Aequitas25

8 comentarios:

  1. Una vez más nos encontramos con un tema tabú, sí, esos temas que mejor no hablar o esos del pasa palabra. Pero esta vez estamos ante uno que se da sobre todo en el sector femenino. La masturbación que ya de por sí no tiene mucho peso en las conversaciones diarias, está desde hace tiempo visto como algo raro o anormal. Antiguamente la Iglesia tenía mucho más peso en la sociedad que hoy en día y la masturbación se trataba como un pecado. Por eso toda aquella persona que se masturbara debía de reprimir el deseo de contarlo y guardar esa experiencia para sí mismo. Conforme pasa el tiempo la sociedad avanza, pero si que es verdad que hablar de este tema hace que muchas personas se encuentren incómodas en la conversación. Aún estando en el siglo XXI donde muchas personas son liberales, donde temas como el sexo son tratados incluso en conversación con los padres cosa que antes era impensable. Sin embargo, la masturbación sigue esperando su momento, el momento en el que todos la tratemos por lo que es.

    Llegado una edad, las personas comenzamos a sentir un deseo sexual que podemos complacerlo con nuestra pareja o gracias a la masturbación. Hablamos de sexo sin ningún temor; comentando qué, donde o con quién lo hacemos y no por eso se nos etiqueta guarro/a porque al fin y al cabo es algo normal que el ser humano hace. No obstante, con la masturbación no pasa lo mismo, ¿a caso no es otra forma de complacerse? ¿Por qué está peor visto que el sexo? Personalmente no entiendo porque esto es así, como dice Andrea Caravaca, masturbarse es algo natural y que además tiene muchos efectos positivos. Incluso te ayuda a conocerte mejor sexualmente hablando, porque al experimentar te das cuenta de lo que realmente te gusta y de aquello que no. Esto a la hora del sexo con otra persona es muy beneficioso.

    Los chicos hablan de la masturbación sin ningún tipo de problema, es más, estoy segura de que muchas veces abren un extenso debate sobre el tema. En ocasiones he estado presente en conversaciones en las que tratan de la masturbación y la tratan como lo que es, algo normal. Aunque, no puedo decir lo mismo de las mujeres que en cierto modo huyen del tema o se apartan de la conversación con un “no, yo nunca”. Las mujeres condicionadas por el qué dirán y la vergüenza evitan esta clase de conversaciones para que los demás no las traten como las raras o las desesperadas. Entonces nos encontramos con los chicos que tratan la masturbación como algo normal y, por otro lado las chicas que tratan el tema como algo raro.

    En mi opinión, las mujeres nos deberíamos quitar tantas tonterías de la cabeza y tratar las cosas como son y en este caso, la masturbación es algo que nos rodea porque tanto unos como otros alguna vez hemos tenido esa curiosidad y hemos probado, y si no, ya la tendréis. Pocas veces he estado presente en conversaciones con chicas tratando el tema y en las que he estado cada una hablaba con total libertad de sus experiencias sexuales, de sus dudas o daban aportaciones a las más “nuevas” en este tema y creo que es lo que deberíamos hacer todas, tratar la masturbación por lo que es.

    Esperanza Uceda Rodríguez 2ºBach A

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo Andrea!!
    Por qué el placer en el sexo es algo exclusivo del género masculino? Por qué estigmatizamos a nuestro propio género por algo tan fisiológico y necesario como es conocerse?

    Quizás de nuevo caen sobre nosotras años de tradición, maldita tradición. El hombre y la mujer tan iguales y tan lejanos en lo más básico.
    Obtener placer no debería ser malo, pienso yo. Puede ser que nosotras no le demos toda la importancia que el hombre le da, y ahí es donde radica el problema.
    Tocarse y conocerse es bueno y necesario. Ayudas y guías a tu pareja cuando la cosa es compartida y te liberas cuando vas por libre.
    La corteza sensitiva está esperando el momento que cada uno decida para liberar los neurotransmisores necesarios para reducir nuestro estrés, relajar nuestro cuerpo y alcanzar un orgasmo detrás de otro.
    Eso si, siempre termino diciendo que igual que no duermo en la bañera, no como en el baño o no cocino en la cama, también es conveniente que busque el lugar adecuado para la masturbación.
    Esta vez no preguntaré para qué sirven las manitas...
    Viva la naturalidad!

    ResponderEliminar
  3. Este es sin duda uno de los temas más polémicos en el mundo de la mujer. Como bien dice Andrea Caravaca, es un tema tabú del que apenas se habla, y considero que la masturbación es algo natural en ambos sexos. Pero ¿por qué lo escondemos o no lo practicamos? ¿Es tal vez miedo al rechazo? ¿Es tal vez miedo a lo desconocido? Quizás es la mezcla resultante de ambas cosas.

    Aprovecho este tema para hacer una llamada de atención a mis hermanas de sexo. Muchas de nosotras pensamos que el placer y la satisfacción se encuentran con otra persona, es decir, con el susodicho "Príncipe Azul" del que tanto oímos hablar o con la buscada "Media Naranja" (que son al fin y al cabo lo mismo). Pero, sea lo que sea lo que determina nuestro destino, la sociedad ha evolucionado y nos ha permitido, a la larga, convertirnos en personas INDEPENDIENTES. Entonces, ¿por qué en el ámbito sexual no podemos hacer lo mismo? El masturbarnos o no, no va a determinar ni nuestro nivel intelectual ni nuestro nivel social. De hecho, considero que en los tiempos que corren, es necesario recordarnos a nosotras mismas lo que es estar relajadas, desestresadas y sentirse bien, ya que vivimos en un continuo estrés. ¿Qué mejor método que este para hacerlo?

    Debo decir que soy totalmente partidaria de este sistema de desinhibición y de autorrealización. Simplemente quiero animar a todas aquellas mujeres, que se esconden por miedo a lo que la gente dirá, a salir a la luz sin vergüenza alguna y a ayudar a las demás a ver lo maravilloso que es conocerse a sí misma sexualmente.

    Lucía Orta Aguado 2º Bachillerato B.

    ResponderEliminar
  4. Sí, nos masturbamos. SÍ, NOS MASTURBAMOS. Se puede decir más alto, pero no más claro. Ya no es un secreto, o al menos no debería serlo.

    Nos encontramos, una vez más ante una expresión de la muy evidente desigualdad entre los géneros. Que "las pajas son naturales y los dedos de guarra" es una expresión que mis pobres y feministas oídos han escuchado demasiadas veces ya. Porque lo que nuestra todavía machista sociedad nos trata de decir es lo siguiente: si eres hombre, puedes disfrutar de tu cuerpo. Si eres mujer, estás irremediablemente condenada a que venga tu héroe/príncipe/como quiera llamarse ese innecesario ser a salvarte de tu desdichada y monótona vida y enseñarte lo que es el placer. No, no lo necesitamos.

    Por supuesto que el sexo en pareja (o más personas) puede y debe ser maravilloso para ambas partes, pero esto no quiere decir que tengamos que depender absolutamente de él. Lo siento por destrozar las fantasías de algunos hombres que, pobrecitos, se creen dueños y amos de nuestro placer. Inocentes. No saben, o no aceptan, o se escandalizan ante el hecho de que nosotras mismas seamos capaces de disfrutar por nuestra cuenta. Y esto no solo sucede con hombres, sino desgraciadamente, con algunas mujeres, que ya sea por prejuicios, miedos, o influencia de una enseñanza demasiado tradicional, no es que no lo practiquen, sino que lo critican y descalifican usando insultos tales como “guarra”, “puta”, “desesperada”. Quizás, el problema está ante la falta de naturalidad, las mentiras por vergüenza…

    Por eso hago un llamamiento a las mujeres, que como dice Andrea Caravaca, nos queremos a nosotras mismas, para que a pesar de las críticas, afirmemos con orgullo que sí. Que somos libres, independientes. Y disfrutamos de nosotras mismas.

    ResponderEliminar
  5. Tal y como esta entrada de Andrea Caravaca dice, estamos ante una sociedad en la que no somos sinceros del todo, ya que nos cohíbe el hecho de reconocer que en realidad todo el mundo se masturba o se ha masturbado alguna vez en su vida, tanto hombre como mujer. Pero las mujeres, una vez más, tienen en su cargo de conciencia la idea con la que nos ha educado esta sociedad machista, en la que masturbarse es de “guarra” y está mal visto.

    Este tema tabú, que está lleno de beneficios para nosotras, me recuerda a otro tema también tabú, aunque este un poco menos que el anterior, y es el de las fantasías sexuales. Delante de nuestras amigas no nos da tanta vergüenza quizás compartirlas pero, ¿delante de un niño? Ni hablar, por favor, no vaya a ser que piense que estoy desesperada. Si amigos míos, nosotras también tenemos fantasías eróticas subidas de tono, no las solemos contar con tanta libertad, también es cierto, pero al igual que en la masturbación, nos aterra a veces (sobre todo de chica, porque conforme vas creciendo te va dando más igual las cosas, en general) que penséis que somos unas “salidas”, puesto que si eso es así, ningún hombre va a querer estar con nosotras, que disparate, si el modelo de la mujer es el de una niña buena, que se maneja en todos los aspectos de la casa, del cuidado de los niños... Mientras que el “macarra” de su futuro novio está por ahí con sus colegas contando las pajas que se ha hecho esa semana.

    Nos tachan de guarra cuando se enteran de que nos masturbamos, que tenemos fantasías sexuales, cuando perdemos la virginidad muy temprano o con un chico con el que llevamos poco tiempo. Pero después, cuando estamos con esa persona que ha criticado todas esas cosas, para él quiere que hagas todas esas cosas, sin excepción. Es un tema bastante irónico ¿no creéis?.

    Con toda esta entrada estoy de acuerdo, a excepción de una cosa. Es cierto que son más las mujeres las que critican este tipo de cosas pero, los hombres también, y no estoy de acuerdo con que ellos se pregunten que por qué mentimos a la hora de decir que no nos masturbamos si saben que lo hacemos y les da igual. No les da tanto igual. Ellos también se han criado en esta sociedad machista en la que es totalmente normal que los hombres se hagan pajas y que lo hablen entre ello y lo conviertan en una de sus bromas habituales, pero cuando lo escuchan por parte de una mujer, a la mayoría se les cambia la cara. En el fondo lo saben, ellos y ellas, pero no se esperan que lo acepten, y menos si lo hacen con la total naturalidad. Es una información extraña para ellos, y en algunos caso o les pone cachondo que lo digamos sin más, o piensan todo lo dicho anteriormente y te miran de una forma extraña como si se hubiesen quedado sin palabras. Claro siempre está el típico que se lo toma a cachondeo.

    No son solo las mujeres las que tienen que cambiar este punto de vista, los hombres también. Una vez más hay que luchar contra esta sociedad machista en la que se cohíbe a la mujer y se espera demasiado del hambre. Ante esto yo también invito a que toda aquella mujer que ha sentido ese impedimento de ser sincera tanto consigo misma, como con el resto, pare, reflexione sobre ello y que deje de ponerse estas limitaciones. La sociedad hará o pensará lo que quiera, pero lo importante es que ella se sienta bien consigo misma y no sienta ninguna represalia por hacerse feliz y descubrirse a ella misma, cosa espléndida de la vida que nos ha otorgado nuestro cuerpo.

    Belén López-Pozas 2ºA

    ResponderEliminar
  6. Y aquí estamos una vez más desmintiendo todos estos mitos que nos han acompañado a lo largo de toda la historia. Las mujeres somos también seres humanos. Y como seres humanos que somos, también satisfacemos nuestros deseos sexuales.

    Esto significa que sí, que también nos masturbamos. Y ya no vamos a escondernos más, y ya no vamos a mentir más. No necesitamos a ningún idiota de turno que nos haga nada para saber lo que es el placer. Podemos nosotras por nuestra cuenta y más felices que na´.

    Y llevamos haciéndolo desde el principio de los tiempos, no os creáis que esto es algo de las mujeres del siglo XX, que son muy modernas ellas, no. Esto es algo que hasta las prehistóricas, las estiradas de la Edad Media y de la Edad Moderna hacían, porque es algo natural, algo que tarde o temprano todas acabamos descubriendo, porque es una práctica anti-estrés mucho más barata que cualquier fisio o spa.

    Nunca lo hemos publicado, pero es que nunca nos han dejado. Nos hubieran matado por hacerlo, ya que el deseo y el placer femenino debían ser evitados y ocultados. Porque las mujeres sólo servimos para satisfacer las necesidades sexuales de los hombres. Será que nosotras no debemos de tener de eso. Además no olvidemos eso de: “nada de pensamientos impuros” de la Iglesia. Si es pecado pensar, imaginaos hacer.

    Lo que no saben los hombrecillos estos, es que mucho antes de que ellos tocaran a sus futuras esposas, probablemente, ellas, ya lo habían hecho. Para conocerse, para saber lo que les gustaba, lo que no y cómo les gustaban las cosas. Y es que se creen los dueños de nuestros cuerpos, de nuestro placer. Los que nos abren el camino hacia la madurez sexual, hacia orgasmos inolvidables. Y no. Somos capaces de disfrutar y de vivir sin ellos.

    Así que yo también me sumo a los ánimos de mi compañera, a que no tengamos miedo, a que no mintamos más, a que seamos nosotras mismas y hagamos con nuestra vida sexual lo que queramos.

    Andrea Figueroa Estrada 2ºBachB

    ResponderEliminar
  7. ¿Por qué no? ¿Es más válido en los hombres que en las mujeres para que estas tengan que ocultarlo? ¿Acaso no trae beneficios? ¿No previene la fertilidad en las mujeres? ¿No evita dolores menstruales? ¿No evita el estrés? ¿No cura el insomnio? ¿No resulta gratificante masturbarse? ¿Por qué no nos animamos todos? ¿O por qué lo ocultan las mujeres? ¿Seguimos en una sociedad en la que la aun existe la insumisión de la mujer al hombre?

    ¿Sienten vergüenza? ¿Por qué sigue siendo tabú? ¿Por qué no se habla en público y solo lo comentan entre ellas? ¿Acaso los hombres no hablan sin pelos en la lengua de cuándo, cómo y dónde se masturban? ¿Tienen miedo algunas de ellas a probar nuevas experiencias? ¿Siente rechazo ante la situación de comentarlo en público?

    ¿Si es algo que la mujer y el hombre llevan haciendo siglos para autosatisfacerse por qué unos no sienten la vergüenza y las otras sí? ¿No es mejor una masturbación que realizar el acto? ¿Acaso no se llega a lo mismo? ¿Se produce el mismo orgasmo, no? ¿No conoce uno su cuerpo mejor que el de los demás? ¿No es más placentero el saber el cómo a uno le gusta masturbarse? ¿Por qué secreto?

    ¿Por qué se considera la masturbación femenina algo inferior a la masculina? ¿Por qué las mujeres que se masturban son consideradas guarras? ¿Por qué los hombres que se masturban son considerados machos? ¿Por qué algunas chicas tienen miedo a lo desconocido cuando es tan solo una acción que se ejerce sobre algo muy conocido como es su propio aparato reproductor?

    ¿Es bueno o malo? ¿Malo? ¿Qué tiene de malo? ¿Quizás somos menos naturales de lo que deberíamos?

    ¿Debemos ponerle solución al problema? ¿Existe una mayor libertad de expresión sexual a día de hoy? ¿Seguimos en una mala dirección o estamos avanzando hacia la igualdad? ¿La igualdad sexual existe a día de hoy? ¿A día de hoy por qué siguen ocultándolo? ¿Por qué las mismas mujeres critican su propia satisfacción sexual? ¿No es más fácil reconocer los hechos y disfrutar de ello? ¿Acaso no somos unos privilegiados de vivir? ¿Por qué no disfrutamos de todo si para eso está hecha la vida?

    ¿Por qué no nos ponemos tod@s manos a la obra? Nunca mejor dicho, ¿no?

    ResponderEliminar
  8. Pueden descargarse gratuitamente mi desmitificador libro sobre la masturbación femenina desde mi blog. TODO lo que se nos ha dicho sobre ella es FALSO.

    http://jesusramosbrieva.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar