14 de febrero de 2017

Una historia poco romántica

San Valentín fue un santo, de existencia un tanto dudosa como muchos, al que le cortaron la cabeza. El pobre hombre recibió tal castigo por casar a escondidas a parejas prohibidas. Mejor le hubiera ido como personaje de Alicia en el país de las maravillas, corriendo para salvarse de la malvada reina de corazones y su grito de "¡Que le corten la cabeza!". O celebrando su no cumpleaños con el sombrerero loco.
La Iglesia, siempre pendiente de nuestra felicidad, se apropió en la Edad Media de una fiesta pagana llamada Lupercalia, en la que las mujeres esperaban ansiosas ser golpeadas con látigos, fabricados de piel de cabras y mojados de sangre, porque creían que esta costumbrita les otorgaba fertilidad.
Así que en el origen de esta fiesta hortera y nociva tenemos a un decapitado y a unas hembras azotadas por una tradición ignorante, valga la redundancia...
Hay que ver cómo son las cosas... Qué diferencia con esta avalancha de propuestas, regalos, actividades, cancioncillas repletas de amorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr que un día como hoy tenemos que aguantar. ¿O no hay tanta diferencia...?
13 mujeres han muerto en lo que va de año víctimas de violencia de género. Perdón, que estoy incluyendo a dos (un bebé y una joven de 18 años) que no se ajustan a las condiciones exigidas... Lo intento de nuevo: 11 mujeres han muerto en lo que va de año asesinadas por sus parejas o exparejas. ¿Cuántas habían escuchado alguna vez "Sin mí no eres nada"? ¿Cuántas recibieron la promesa envenenada de que "hasta que la muerte nos separe"? ¿Cuántas escucharon una y otra vez la hermosa declaración de amor "Eres mía"? ¿Cuántas sintieron cierto orgullo por los celos posesivos de sus amantes, creyendo que eran una prueba de amor (hasta que dejaron de creerlo)? ¿Cuántos recibieron el juramento de que ya no más? ¿Cuántas se lo creyeron? ¿Cuántas escucharon una y otra vez que el amor es para siempre? ¿Cuántas recibirían regalos por San Valentín...?
Ninguna de ellas volverá a celebrarlo. Sus familias tardarán mucho en celebrar nada. Sus amigos y amigas se preguntarán muchas veces qué podían haber hecho.
Ya está bien de amores exclusivos y excluyentes, de candados, de amor romántico y peligroso. Tal como está concebida, esta fiesta no tiene gracia ni arte ni sentido.
Como dice una buena tuitera, hoy es martes todo el día. Se acabó. Nada más.  Celebren el resto del año que no es San Valentín.
(Pobre hombre. Todos los años me da pena. Sin cabeza ni nada...)

1 comentario:

  1. Dejando a un lado la violencia de género que se trata en esta entrada, y no porque sea menos importante pues considero que es un tema intocable e indiscutible, preferí centrarme en el otro mencionado, “El día de San Valentín”, hecho que actualmente trae constantes críticas.
    “San Valentín es una auténtica mierda, es algo comercial y material”, “Si le demuestras a tu pareja sólo un día que la quieres, vas mal”, “Si estás con una persona que necesita que sea 14 de febrero para tener un detalle contigo, deberías replantearte muchas cosas” blablabla… Y millones de comentarios más de ese estilo escucho a lo largo de tal día, pero ahora respondo yo: ¿sólo sabemos mirar el lado negativo de las cosas? Porque es absurdo. Considero que cuando tienes al lado una persona con la que días como ese celebras sin preocupación, o incluso lo utilizas como excusa para estar juntos y demostrarle y gritarle a los cuatro vientos, una vez más, que la quieres, por qué no pueden haber días especiales como éste.
    No le veo sentido a ese argumento(o excusa) de que “ha sido inventado por el Corte Inglés, se hacen regalos y aumentan sus ventas, es un negocio”, pues hay infinitas fechas más(día de la madre, del padre..) en las que tenemos por costumbre preparar y comprar detalles para la otra persona, y ésas no son replicadas. Completamente incongruente, pues estoy convencida, después nadie rechaza un ramo de flores o chocolates ese día.
    Invito a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida y enamorarse, es lo más bonito que haréis jamás. Y dejar la preocupación o críticas para otros temas, esos que verdaderamente importan(la violencia de género, perfecto ejemplo)

    Ana Vidal Muñoz 2ºB Bach

    ResponderEliminar