17 de enero de 2016

Las agresiones sexuales de Colonia... y algo más

Al caer la noche y comenzar las fiestas, de la estación de trenes de la gran ciudad alemana de Colonia salieron con normalidad numerosas mujeres que se encontraron con un espectáculo dantesco. Un millar de hombres se masificó a la salida de la estación, a la espera de presas a las que robar, humillar y agredir sexualmente. Cada mujer se vio rodeada por un grupo de entre 5 y 20 hombres adultos, sin posibilidad de defenderse. Por la fecha en que se dio, la policía andaba corta de personal, y  los que merodeaban por la zona no pudieron ver lo que ocurría. Entre la música, los golpes de tambor y la muchedumbre, nadie se dio cuenta de las brutalidades que cometieron aquellos salvajes. Tras esa noche 120 mujeres fueron a denunciar el calvario al que fueron sometidas.

Tenéis un artículo con más detalles sobre el tema aquí.

Según los testimonios, los rasgos de los atacantes coincidían con los de los refugiados, hecho que la rama ultraderechista de la política alemana ha usado para su propio beneficio, culpando a las minorías étnicas y refugiados acogidos en su país e ignorando así la verdadera raíz del problema. Ya es repulsivo concebir la catástrofe que ha sucedido, pero aún lo es más sacar provecho de ella.

Es necesario comprender que no nos enfrentamos a un problema racial, sino cultural, y me refiero a la cultura de la violación. La educación recibida tanto en esta como en prácticamente todas las culturas es igual con respecto a los roles de género: está el rol pasivo y el rol activo, uno que disfruta y otro que es disfrutado. Específicamente sobre la violación, es común tender a culpar a la víctima con argumentos como ''No puedes vestir de esa forma'', ''No puedes ir sola por la calle a esas horas'' o ''Te habías pasado bebiendo'', y ninguno de estos es legítimo para poner a la víctima en el lugar de el agresor y culparla a ella, pero ocurre. Así es como se justifican los abusos y la violación.

Entonces, una vez justificado el propio hecho de que se den las violaciones con regularidad, solo queda señalar al culpable más conveniente... Existen otras alternativas: quizás podríamos recurrir a educar en la igualdad, el feminismo. Si para todo el mundo fuera impensable que una mujer valiese menos que un hombre, probablemente las mujeres no tendrían que andar con miedo al volver a casa de noche... Si todas las personas creciesen con los valores adecuados, probablemente la Nochevieja en Colonia habría sido muy distinta... Si en lugar de segregar las culturas trabajáramos para mejorar la relación entre ellas, no tendremos razones para tener miedo.

Los medios nos han manipulado para que al condenar los sucesos de Colonia cayéramos en la tentación de alentar la xenofobia y el rechazo a los refugiados. No. No vamos a caer. Condenamos una y mil veces lo sucedido. Como cualquier otra manifiestación de abuso y violación de los derechos de la mujeres a su integridad y a su libertad sexual. Insistimos: como cualquier otra. Asquerosa la agresión sexual cometida por un refugiado. Como la cometida por un alemán o un español. Todas las mujeres pueden ser víctimas en esta cultura de la violación. Y todos los hombres que la asuman como válida pueden ser potencialmente verdugos. Todos.

Sergio P. García, colaborador del grupo Aequitas 25

12 comentarios:

  1. Espeluznante. Es lo más políticamente correcto que se me ocurre decir.
    Cuando vi la noticia, pensé que eran unos actos más propios de animales que de humanos. Claro que luego pensé que serian unos humanos muy animales, más de lo que ya somos por naturaleza.
    No es cuestión de nuestra raza, nacionalidad o situación política-social, es cuestión de respeto y de reconocimiento de la mujer como igual y no un objeto que se pueda usar, mal usar y desechar sin más.
    No sé de quien es la culpa de estas situaciones que se repiten continuamente, violan y violamos la intimidad con comentarios, miradas y gestos de muy mal gusto. Pero hay unos límites y esta claro que en este caso se violaron.

    ResponderEliminar
  2. Nos encontramos ante otro intento más de manipulación de masas en el que en lugar de analizar y tratar de comunicar la clara raíz del problema se desvía la cuestión de forma que, una vez más, los de siempre salgan beneficiados, y las de siempre, perjudicadas. Viviendo en una sociedad machista donde la desigualdad puede verse en casi todos los ámbitos, aún cuando tratamos de correr un tupido velo de hipocresía que nos haga creer que esto es ya agua pasada, todavía pretenden engañarnos y convertir en blanco del problema a personas que, y aunque sobre decirse debe hacerse, se encuentran en una situación mucho más precaria que la mayoría de los que nos encontramos viendo esas noticias. Resulta claro el irónico paralelismo que se nos presenta: el machismo no va con nosotros, no maltrataríamos nunca a una mujer, pero quizás si llamaríamos puta una amiga si su comportamiento deja de beneficiarnos. Igualmente, nos apenamos por las innumerables personas que lo están pasando mal con el tema de Siria, pero eso es muy distinto a permitir que se alimenten con nuestra comida y a que ocupen puestos de trabajo que nadie estaría dispuesto a ocupar. Y es que al final, siempre se trata de echar balones fuera. Nosotros, humanos todos, seguros de nuestra integridad como personas y de nuestra bondad natural, concebimos imposible albergar en nuestra mente cualquier semejanza con los horribles actos que tienen lugar en el mundo. Somos independientes a la masa; las violaciones, las vejaciones, el maltrato...son cosas ajenas a nosotros, cosas que vemos en las noticias a la hora de desayunar y por las que sacrificamos cinco minutos de nuestro preciado tiempo para comentar, y, si nos sobra algo más, horrorizarnos un poco y sentirnos así realizados como ciudadanos. Pero llamemos a las cosas por su nombre, porque todo aquello que es grande comienza siendo pequeño, y toda situación que coloca a una persona por debajo de otra, sea el motivo que sea, es desigualdad; no es necesario violar a una mujer para contribuir a la mala causa. De hecho, solo siguiendo la corriente ya contribuimos a ella. No podemos mejorar el mundo si no mejoramos nosotros mismos. El mundo, al igual que nosotros, encuentra excusas para no cambiar. Introspección.

    ResponderEliminar
  3. Noticia impactante donde las haya. Y bien es cierto que no le presté mucha atención cuando la escuché al día siguiente de que ocurriesen las violaciones. Cuando me enteré de ello y en todas las noticias se daba por hecho que absolutamente todos los violadores tenían aspecto musulmán, automáticamente me paré un minuto a pensar y asimilar la noticia. Sinceramente creo que has traducido mis pensamientos de ese día en palabras y lo has plasmado tal como yo lo entendí.

    Ahora me centro en la noticia: ¿estamos con esto haciendo una clasificación de agresiones sexuales por colores? Tengo el conocimiento de que en EEUU y otros países capitalistas las leyes contra las violaciones fueron originalmente formuladas para proteger a los hombres de las clases más altas frente a las agresiones que podían sufrir sus hijas y esposas; y que esto hacía que toda la atención de los tribunales se centrase en las clases altas y a las mujeres de las clases trabajadores pues eso, que les diesen hablando en plata. El número de agresores procesados de estas últimas, las de la clase trabajadora, era extraordinariamente reducido, y todos eran blancos. En España se produce una violación cada 8 horas, ¿esa cifra no sale en los medios de comunicación que yo tenga entendido, no? ¿Y ahora venimos haciendo un mundo de lo ocurrido en Colonia? ¡Venga hombre, que se lo cuenten a otro, a mí no! A mí ya no me la dan.

    Es claro, rotundamente claro, que la manipulación de la derecha europea y estadounidense ha tomado el control de la noticia. Ahora quieren vendernos que las violaciones en Colonia a mano de islamistas refugiados no se hubiese dado si no se les hubiese dado refugio. Importa más que de los 31 detenidos, 18 fuesen demandantes de asilo.... Pero al resto no se les da importancia... ¿Algún alemán entre los 13 detenidos restantes? ¡Quién sabe! Nadie lo sabrá. Ahora quieren vendernos un pacto antiinmigración y una deportación de refugiados. Señores, ¿no nos damos cuenta que nos están manipulando, que lo que están provocando es un rechazo a todos ellos? Luego proponen en sus planes electorales una política igualitaria, feminista, antiracista... Ejem, me callo mejor. Se preocupan más por ellos mismos que por la integridad de la mujer. No se puede permitir ninguna violación hacia una mujer porque cada una de ellas es dueña de su cuerpo. Y mucho menos podemos hacer de algo una montaña porque violaciones tenemos todos los días, sea de un refugiado, de un caucásico o de un hombre de raza negra.

    ¡Abramos los ojos de una vez que es lo que nos hace falta! Parémonos a pensar un poco en el sentido de las noticias e informaciones que quieren ofrecernos los medios y el gobierno. Parémonos y no dejemos que esto siga así porque nos influyen y cada vez está más a la orden del día la xenofobia...

    ResponderEliminar
  4. Buen comentario, Óscar. Pero hay un frase al final con la que no coincido. "Y mucho menos podemos hacer de algo una montaña porque violaciones tenemos todos los días..." Las violaciones son una aberrante agresión contra las mujeres (tb contra los hombres pero mucho menos) que desgraciadamente se producen de forma masiva en la mayor parte de los países. No podemos hacer una montaña porque SON una montaña.
    Deplorables los sucesos de Colonia.
    Deplorable la manipulación mediática destinada a culpabilizar y rechazar a los refugiados en general.
    Y deplorable, sobre todo, una sociedad profundamente primitiva y misógina que no acaba con las violaciones ( o al menos disminuye su número) porque no quiere.
    Al fin y al cabo se trata de mujeres.
    Y como tú bien dices, algunos elementos solo se alarman cuando las mujeres afectadas son las nuestras: blancas, europeas, de clase media.
    Las refugiadas violadas a mansalva no generan mas que algún que otro tuit suelto.
    Qué asco que hasta para merecer compasión y repulsa haya que tener dinero o mostrar limpieza de sangre. Qué asco...

    ResponderEliminar
  5. En los países que nos consideramos desarrollados tenemos la mal costumbre de exteriorizar los problemas. Solo hay que ver que cada vez que un extranjero de un país al que calificamos de subdesarrollado comete un crimen machista lo primero que hacen en los telediarios es recalcar su nacionalidad, con esto pretenden hacernos pensar que no somos nosotros los maravillosos y pacíficos españoles los machistas sino que son los malvados inmigrantes. Esto es completamente falso en España existe la violencia machista al igual que en el resto de países. Personalmente he tenido la suerte de visitar marruecos en dos ocasiones y puedo asegurar que en lo que a igualdad respecta están bastante más cerca de los países desarrollados de lo que nos quieren hacer creer. Nosotros tenemos la suerte de ir un paso por delante, pero por eso mismo tendríamos que parar de culparlos de lo que pasa en nuestros países y empezar de una vez a ser un buen ejemplo, aunque sea por poder sentirnos orgullosos de vivir en un país feminista en el que todos tengamos la libertad de pasear por la calle a cualquier hora y llevando la ropa que queramos sin miedo a que te agredan.
    Cuando culpamos a los otros países de la violencia machista no solo conseguimos que la gente se crea que somos feministas sino que creamos un rechazo por personas que según mi propia experiencia pueden ser maravillosas un aportar un sinfín de cosas buenas a este mundo y todo por nuestra manía de ni querer acabar de una vez con nuestro propios errores.

    Paco Labrador Abad 2ºB

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. No hace mucho tuve oportunidad de leer el testimonio de una chica americana de 17 años que fue violada por su propio novio. Todo esto ocurrió a principios de 2015, unas semanas después de declarar ambos en la secretaría de su instituto que serían pareja oficial en su graduación.
    Ocurrió lo típico: día de San Valentín, chico lleva a chica a cenar a un restaurante caro y como "sorpresa", alquila una habitación en un hotel. Claro está, después de todas esas molestias el machote se merecía su ansiada recompensa, quisiera su novia o no. Nuestra chica, de nombre Emily, sufrió daños tanto físicos como psicológicos; y tras que su doctor le insistiese una y otra vez en que debía denunciar, decidió dar el paso. Para mi sorpresa, los agentes de policía la trataron más a ella como a una criminal que a su propio violador. Le preguntaron como iba vestida ese día, si había consumido bebidas alcohólicas e incluso decidieron enviar a los servicios de protección al menor a entrevistar a su madre. Finalmente, la hicieron incluso sentirse culpable por su propia violación ya que ya había mantenido relaciones sexuales con su novio anteriormente. El instituto también denegó su petición de cambio de pareja para su graduación, por lo que cuando el día llegó, tuvo que caminar a recoger su diploma del brazo de su violador (que había salido impune de todo esto).
    Asco. No hay otra palabra que describa como me siento tras leer artículos como los de esta entrada o historias como las de Emily. Lo que más me entristece de todo esto es que aún son demasiadas las personas que atribuyen como causa de las violaciones a como iba vestida la chica o a como ésta había ligado previamente con el violador. No significa no, y ya es hora de que a todos le vaya entrando esto en la cabeza. Tampoco hay que olvidar como, ante lo que muchas personas repiten una y otra vez, los chicos también son violados frecuentemente (siendo la mayoría homosexuales o menores de edad). Sólo en Inglaterra se produjeron 72.0000 casos el pasado año, únicamente contando aquellos que fueron denunciados. "Eres un tío, no puedes decir que no a una chica como yo" o "maricón, te voy a dar aquello que te gusta tanto" es lo que muchos de las victimas escucharon de la boca de su agresor/a. Pero no sé que es más fuerte, si estas frases o la que muchos recibieron cuando se hicieron con el valor suficiente como para contar lo sucedido. "Los hombres no pueden ser violados", no dudaba la gente en contestarles, y a continuación no hacían más que quitarle importancia al asunto. Todo el mundo debe de ser consciente de lo siguiente: toda persona puede ser víctima de una violación con solo el hecho de haberse visto obligado a participar en un acto sexual sin haber dado su real consentimiento.
    Asimismo violador también puede ser cualquiera; ya sea hombre, mujer, gay, hetero, anciano, español, chino, musulmán, judío... No importa la cultura,la edad o la orientación sexual de la persona, sino la falta de humanidad que tenga ésta.
    Pos esto último me parece una barbarie que encima los medios hayan resaltado más que los violadores de las chicas de Colonia fueran refugiados que lo ocurrido en sí. Como si hubiesen sido los miembros del mismo Bundestag alemán, me da igual, la acción es la misma y las consecuencias psicológicas que acarrearán las víctimas a lo largo de sus vidas también lo serán. Sólo digo que dejen de buscar miles de razones para que odiemos a estas pobres personas que van huyendo de la guerra en su país y se dediquen a denunciar con las mismas ganas los demás casos de abusos sexuales, violencia e injusticias que hay en el mundo que, infortunadamente, de esas si que hay como para nunca acabar.
    Andrea Aguado Marín
    1º Bachillerato A

    ResponderEliminar
  8. Sinceramente no creo que sea humano, ni lo que leemos en esta entrada, ni lo que leemos casi a diario en los periódicos. No es humano que las mujeres (la mayor parte de las veces) no se atrevan a andar solas por las noches, y ya llegamos al punto en que incluso yendo en grupo no pueden ir seguras, porque corren riesgo de ser violadas, mientras que los hombres no. Que alguien me haga el favor de explicarme el por qué. Yo, no logro entenderlo.

    Al igual que yo me pregunto estas cosas, miles de chicas afectadas lo hacen en cada momento de su vida, ¿por qué?, me parece muy injusto y egoísta. Si quieres tener relaciones busca a alguien que lo quiera practicar contigo también, no le arruines la vida a alguien por tus estúpidos actos, ¿realmente vale la pena destrozarse la vida entera por minutos de placer?, si es que se puede denominar placer al hacerle daño a alguien, pero en fin, hay gente que justifica estos hechos con argumentos como: esto es una enfermedad, no puede ir a la cárcel porque está enfermo, él no es consciente de sus hechos… La verdad es que no, no me parece nada bien, puede que esté enfermo, pero aun así ha hecho lo que ha hecho, y tenga lo que tenga tiene que asumir la responsabilidad, ¿o acaso es muy machote para violar a una chica y a la hora de la verdad se acojona como una gallina?

    No hace falta irse muy lejos o casos tan extremos, todos los días las mujeres y los hombres sufren acoso sexual, ya sea en el trabajo, cuando un compañero/a acosa verbalmente, que, aunque parezca inofensivo, no lo es para nada, sigue siento acoso. Otro ejemplo es cuando vas en el metro y un hombre descaradamente te toca el culo y le echa las culpas a los baches del suelo, vergüenza es lo que siento cuando alguien hace eso.

    ¿Será que el mundo no ve lo que pasa, o es que no lo quiere ver? Porque realmente no creo que se le da la importancia que tiene a este tema, porque hay miles de violaciones y no nos enteramos de la mitad.

    CATHARINA RÖD CODEÇO 1ºBACH A

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Lo primero: lo ocurrido aquella noche me parece una aberración, que un número de hombres estén esperando específicamente en la salida de la estación para piropear a un grupo de mujeres, rodearlas, humillarlas, robarles, y lo más importante, agredirlas sexualmente… es una locura. Pero sin restar su importancia a ese hecho y a diferencia de muchas de las otras entradas, yo voy a hablar de otro punto:

    Según las descripciones que dieron esas mujeres a la policía, estos hombres podrían ser refugiados y por lo tanto tener unos ideales distintos a los europeos, pero no por eso debe asumirse que harían algo así, de hecho no tendría mucho sentido pensar que lo hicieran si entendemos que lo que pretenden es ser aceptados por la sociedad donde buscan refugio.

    Tengo una teoría...una teoría de conspiración, como otras muchas que existen ...se me ocurre que detrás de este hecho haya una mano oculta con una intención, quizás una mano que busca justo eso que se ha rumoreado, que son refugiados, para crear así terror y rechazo por parte de la sociedad, poniendo en bandeja a la clase política que cierren el acceso, que cierren las fronteras a estas gentes.

    Quizás era un acto organizado por la clase dirigente, o una parte de esta que busca manipular a la sociedad y salirse con la suya...o quizás no, quizás es tal y como se cuenta en la noticia, y fueron un grupo de hombres, refugiados o no (qué más da) los que han realizado esta acción.

    Tomás Ryan Delgado 1º Bach A.

    ResponderEliminar
  11. Que ocurran cosas así no me sorprende para nada. ¿Por qué? Porque seguimos viviendo en una sociedad machista, retrograda, en la que la igualdad entre hombres y mujeres aun brilla por su ausencia.

    Y todo esto ocurre porque la justicia deja mucho que desear. Agredir a una mujer o violarla es una atrocidad que debería de ser castigada con muchos años de cárcel. ¿Pero qué es lo que ocurre? Que muchos violadores acaban yéndose de rositas. Y no hace falta irse muy lejos, aquí mismo en España, numerosos violadores fueron liberados de la cárcel gracias a leyes como la Doctrina Parot no hace mucho tiempo.

    Esto es injusto. ¿Cómo creéis que deben sentirse aquellas chicas que fueron utilizadas al antojo de esos seres despreciables? ¿Y sus padres? La respuesta es fácil. Lo que sienten es rabia.

    Y como dije antes, no me sorprende. No me sorprende para nada que sigan ocurriendo estas cosas. A parte de la justicia, la educación tampoco es que sea muy buena. Porque independientemente de que, en este caso, se culpe a refugiados, entre los europeos sigue pasando lo mismo. En Europa nos las damos de progresistas, modernos, cultos,educados etc, pero cosas como estas y peores siguen ocurriendo. Porque ignoramos, porque los medios nos informan de aquella manera, y no sabemos de la misa a la mitad.

    ¿Cuándo? ¿Cuándo dejaremos las chicas de sentir miedo? Miedo de volver a casa solas o con nuestras amigas tarde. Si algún día soy madre, ojalá pueda sentir esa tranquilidad de que mi hija pueda volver a casa sola sin ningún peligro. Pero sé que esto es desgraciadamente muy difícil o directamente imposible.

    Ana Cerezo Arenas 1ºBto A

    ResponderEliminar
  12. Hace un año vi una película en la que un hombre había sido condenado a pena de muerte por la violación a una chica y a un chico. Cuando terminé de ver esa película sentía rabia e impotencia. En mi mente no cabe como una persona puede tener sangre fría para realizar tal acto.

    Este tema no es algo que nos coja de sorpresa porque todos hemos escuchado alguna noticia sobre una chica violada, pero ¿qué hacen la mayoría de las personas? Leen la noticia, se escandalizan al saber que un loco ha realizado tal acto, se abre un debate de unos 10 minutos y cesa el tema. Creo que una buena solución sería que nos implicáramos un poco más, pero ¿cómo? Realmente no estoy muy segura de cómo hacerlo; planteándole cara a los hombres ( mayoritariamente las violaciones son a chicas, aunque también existan hacía los chicos), pero claro estos descerebrados siempre nos verán cómo el sexo débil y pensarán que pueden con nosotras.
    Muchas son las mujeres que se sienten desprotegidas cuando la luna aparece y da igual si vas sola o en grupo que a ese loco no le va a importar. La reciente noticia en la ciudad de Colonia en Alemania me dejó impactada, ¿quién les iba a decir a aquellas mujeres que venían de una fiesta que terminaría su celebración de ese modo?
    Según Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior en España, 1127 mujeres fueron violadas en 2015. Tuve que leer la frase más de una vez para asimilarla ¿no os parece escandaloso? En un país desarrollado que exista tal cifra de violaciones, pero claro siempre están los ignorantes. Con estas cifras y la noticia de Colonia es normal que mi madre se quede despierta cuando vuelvo de quedar con mis amigas, ¿y vosotros, tenéis miedo? Un poco sí porque si lo piensas una calle desierta a altas horas de la noche es el escenario perfecto para un inútil que busca quien sabe qué. Porque para hacer tal salvajada no puedes ser una persona que todas sus conexiones funcionen bien.

    En Europa existe esa tendencia del “aquí ya no pasa” o al menos desde mi punto de vista, nos creemos superiores por desarrollar robots que limpian la casa, pero luego están esos actos de machismo que provocan la muerte de muchas inocentes y claro, toda esa sensación de superioridad cae.

    Para mí es imposible encontrar la raíz del problema; la educación, la sociedad, alguna deformación en el cerebro, para que una persona pueda violar a otra. Pero lo que sí sé es que no quiero andar con miedo por la calles y lo que tampoco quiero es que el día de mañana mi hijo o hija también sientan esto al salir por la puerta de su casa.

    Esperanza Uceda Rodríguez 1ºBach A

    ResponderEliminar